domingo 26/9/21

Sánchez se ve cercado por las ofensivas de Podemos y el PP contra la subida de la luz

Los socios llevan al Congreso crear una empresa pública de energía y Casado centra su estrategia en la pasividad gubernamental
Sánchez, durante el acto celebrado en las instalaciones del Servicio de Vacunación Centralizado de Guadalajara. JAVIER LIZÓN

El Gobierno se encuentra atrapado entre dos fuegos a izquierda y derecha por la escalada del precio de la electricidad. Daba por descontadas las andanadas del PP y confiaba en una rebaja del tono de Unidas Podemos, pero el socio menor de la coalición, lejos de aligerar su discurso, dio ayer un puñetazo en la mesa con la presentación en el Congreso de una proposición de ley para crear una empresa energética pública, Producción Eléctrica Española.

La continua subida del recibo de la luz lleva camino de amargar el inicio del curso político al Gobierno. Las explicaciones de Pedro Sánchez, de la vicepresidenta Teresa Ribera y los ministros son agua en un capazo ante las exigencias de la oposición y la rebelión de los morados. El nerviosismo empieza a cundir en las filas socialistas porque es un asunto de alta sensibilidad para su electorado, amén de la imagen de impotencia que despide el Gobierno para atajar el problema.

El malestar en la Moncloa con la actitud de UP y su amenaza de lanzarse a la calle para protestar contra la factura eléctrica, se agudizó ayer al presentar una propuesta parlamentaria para crear una compañía pública de energía, que busca «implementar una rebaja de la luz y trabajar de forma coordinada con las empresas públicas municipales ya creadas (en Barcelona por ejemplo) o que se puedan crear en el futuro para la comercialización y la gestión de su propia energía».

El socio menor del Gobierno recuerda que en España apenas el 5% de la energía proviene del sector público y subraya que varios países de la Unión Europea, cita a Italia, Francia, Países Bajos y Austria, cuenta con compañías energéticas públicas. Ribera descarta esta alternativa porque no supone ninguna garantía para controlar los precios de la energía. La ministra de Hacienda se quejó hoy en RNE de «la incomprensión entre nuestros propios socios de Gobierno».

María Jesús Montero reprochó a sus compañeros de Consejo de Ministros que «no es coherente» formar parte del Gobierno y al mismo tiempo estar «alentando a los ciudadanos» a que se sumen a las protestas en la calle. El ministro de Presidencia también lamentó la respuesta de Podemos porque ante las dificultades no caben «las deslealtades entre socios». Bolaños apeló a la máxima de que «los problemas complejos no tienen soluciones sencillas». Un reproche que no gustó nada en Unidas Podemos y su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, recordó que han puesto soluciones técnicas sobre la mesa pero que han sido desechadas.

Gobernar y protestar

Se refería a la propuesta de poner topes a los precios de la energía nuclear y la hidroeléctrica. Apuntó, además, que es «compatible» gobernar y protestar en la calle. Sin ir más lejos, ahí están las manifestaciones del 1 de mayo y del 8 de marzo a las que el POSE se suma todos los años. Y despejó con un balonazo las menciones a la falta de lealtad porque entendía que Bolaños se refería a la oposición.

El PP no se anduvo con estas sutilezas de matiz y arremetió contra Sánchez por «subir» el precio de la luz. La portavoz popular en el Congreso, Cuca Gamada, afeó al Gobierno que pretenda «reírse de los españoles» al culpar a su partido o «a los Reyes Católicos» de la escalada. El PP cree que ha encontrado un filón para desgastar a Sánchez.

Sánchez se ve cercado por las ofensivas de Podemos y el PP contra la subida de la luz
Comentarios