domingo 23/1/22

El Departamento de Seguridad Nacional (DSN), el órgano que asesora al presidente del Gobierno y en el que participan los servicios de información e inteligencia militares y civiles, sitúa a los grupos yihadistas radicados en el Sahel como una de las principales amenazas para España, tanto a nivel exterior como interior. El 29 de noviembre el DSN actualizó sus informaciones sobre los grupos terroristas islámicos que operan en esa vasta zona por debajo del Sáhara hasta contabilizar doce organizaciones salafistas de diferentes familias e ideologías que podrían presentar problemas a los intereses y las tropas españolas en la zona, al margen de tratar de infiltrar activistas en territorio nacional.

Los grupos yihadistas que preocupan a los servicios antiterroristas españoles se asientan sobre todo en Malí, donde se ubican seis organizaciones terroristas en la mitad sur del país; Burkina Faso, con otros cuatro grupos yihadistas armados, y Níger, con un par de facciones que operan en las fronteras de Chad y Malí.

En dos de estos países ‘calientes’, además de empresarios y compañías españolas, hay tropas nacionales en el marco de las misiones europeas de Eucap y EUTM (de capacitación y entrenamiento de las fuerzas de seguridad de Malí y Níger y del Ejército maliense).

La principal preocupación de los servicios de inteligencia, como el CNI, y de los servicios de información antiterroristas, son los ocho grupos que tienen lazos comprobados con Al Qaeda y que, aunque se mueven fundamentalmente por Malí, existen datos sobre los intentos de introducir militantes en Europa. Los más inquietantes son las organizaciones vinculadas a la Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin. Se trata de satélites del Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes, creado en 2017 durante la guerra de Malí, y que ahora se extienden por buena parte del país. Todos ellos han nacido de los rescoldos de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), una organización que en su día tuvo contactos con los terroristas el 11-M y que durante años, antes de la eclosión del Estado Islámico (Daesh), fue la principal amenaza terrorista para España, con decenas de activistas detenidos en territorio nacional. Los grupos terroristas del JNIM, que encabezan las listas de Seguridad Nacional, son Ansar el Eddine y, ‘los Almorávides’, con un millar de activistas armados.

Seguridad Nacional sitúa a la yihad del Sahel como «amenaza» para España