martes 17/5/22

Si la semana pasada Podemos reclamaba depurar responsabilidades políticas por el presunto espionaje a líderes independentistas por parte del Gobierno del que forma parte, ahora redobla esa misma petición pero por el «gravísimo fallo de seguridad» que reflejaría la intervención de los teléfonos de Pedro Sánchez y Margarita Robles. La secretaria general de los morados y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, aseguró ayer que un caso tan «inadmisible en nuestra democracia» debería conllevar «la asunción inmediata de responsabilidades», aunque no puso ningún nombre concreto sobre la mesa.

Los morados, en cualquier caso, también quieren saber si ellos podrían haber sido víctimas del espionaje.

El socio que es oposición
Comentarios