viernes 22/1/21

Los socios del Gobierno recrudecen la ofensiva por la «fuga» del emérito

Podemos pedirá la comparecencia de Felipe VI y de Carmen Calvo para que den explicaciones

La geometría variable con la que el PSOE soñaba ampliar su mayoría parlamentaria y lograr una plácida legislatura de cuatro años va camino de provocar el efecto contrario, sobre todo tras la salida de España del rey emérito, que ha sido aprovechada por los socios de investidura de Sánchez para lanzar una ofensiva de críticas que amenaza con dificultar la aprobación de los Presupuestos de 2021.

También por parte de sus propios compañeros de coalición, Unidas Podemos, que han pasado en seis meses de reservar las críticas a la intimidad del Consejo de Ministros a exigir explicaciones del propio Ejecutivo en el Congreso. El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, se mostró este jueves duro con los socialistas, a quienes acusó de ocultar las negociaciones con la Casa Real.

«No puede volver a pasar, no se nos puede dejar fuera de una decisión así, nos han excluido», afirmó en una entrevista en RNE. También rompió con la postura oficial de Moncloa al anunciar que su partido pedirá la comparecencia de Felipe VI y de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en el Congreso para dar explicaciones. «La mayoría de la ciudadanía espera una explicación por parte de Felipe VI. No se ha informado de los motivos de la salida de Juan Carlos I, ni de su paradero. Vamos a pedir que comparezca frente a las Cortes Generales», señaló.

Pese a que Sánchez dio por zanjado el pasado miércoles el debate en la coalición tras mantener una reunión privada con el vicepresidente y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, los parlamentarios de su partido no han quedado satisfechos con la solución.

«No es de recibo la opacidad que ha rodeado esta operación. Tenemos una monarquía que no acepta el escrutinio público y no está sometida a los principios de transparencia. Creo que hay que empezar a romper con ese silencio, con el candado que da una cierta pátina de impunidad a la institución», señaló Asens.

MONARQUÍA O REPÚBLICA

El presidente del grupo parlamentario morado, que calificó de «fuga» la marcha del emérito y considera que debería habérsele retirado el pasaporte, representa el ala de Unidas Podemos más crítica con la corona. Diputado de la confluencia de los comunes, llegó a estar en enero en la mayoría de las quinielas de los futuros ministros de Sánchez, aunque, finalmente, la cuota de los de Ada Colau fue ocupada por Manuel Castells, que acabó como titular de la cartera de Universidades. Este abogado penalista barcelonés firmante del manifiesto fundacional de Podemos fue precisamente uno de los colaboradores del expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, en su huida a Bélgica, como desveló el abogado del líder independentista, Gonzalo Boye, en un libro.

Pese a que la marcha del emérito ha abierto una nueva vía de agua en el Gobierno, dentro de Unidas Podemos siguen defendiendo reiteradamente que estas discrepancias «son normales» entre dos partidos que tienen distintas visiones sobre el modelo de estado más adecuado para España. El debate, además, les sirve para marcar perfil propio dentro de la coalición: «El PSOE es monárquico, nosotros republicanos».

Pero la otra amenaza a la estabilidad de la legislatura llega precisamente de otra ristra de partidos republicanos que posibilitaron la investidura de Sánchez el pasado enero. Molestos por el acercamiento de los socialistas a Ciudadanos después de que ambas formaciones mantuvieran una reunión a principios de esta semana, no quieren dejar pasar la oportunidad que les ha brindado la crisis de la Corona para hacer valer sus posturas. ERC, JxCat, Bildu, BNG y la CUP se han unido para exigir que el presidente del Ejecutivo comparezca en un pleno extraordinario para explicar «la información de la que disponía el Gobierno» y «cuál ha sido el apoyo de este en la huida del rey emérito». En septiembre, además, planean volver a insistir junto a Unidas Podemos en abrir una comisión de investigación en el Congreso protagonizada por Juan Carlos I.

Los socios del Gobierno recrudecen la ofensiva por la «fuga» del emérito