lunes 21.10.2019

El Supremo despeja el camino para exhumar a Franco y el prior se resiste

El Supremo despeja el camino para exhumar a Franco y el prior se resiste

MATEO BALÍN | MADRID


Santiago Cantera, prior del Valle de los Caídos desde 2014, ya había acaparado buen número de titulares bastante antes de que el Gobierno de Pedro Sánchez mostrara su intención, en junio de 2018, de exhumar a Francisco Franco.


Este monje de la orden benedictina de 47 años llegó a enfrentarse incluso con la Justicia por su oposición a que los familiares de dos fusilados de la Guerra Civil pudieran trasladar a Calatayud los restos de sus antepasados. Cantera plantó también al Senado en una comisión de la Memoria Histórica. Y hasta tuvo que intervenir la Conferencia Episcopal para atajar un posible conflicto aún mayor por la postura inamovible y polémica del prior.


En diciembre pasado, tras unos meses de silencio, Santiago Cantera envió una primera carta al Gobierno, en términos parecidos a la que este miércoles recibió la vicepresidenta Carmen Calvo. El prior del Valle de los Caídos se opone a la exhumación de Franco. La diferencia entre aquel momento y el actual es que el Supremo ya ha dado vía libre a que los restos mortales del dictador sean trasladados al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo.


Ayer, el Alto tribunal respondió a la aclaración de sentencia solicitada por la familia Franco tras la notificación de la resolución que desestimó su recurso. Para los magistrados, la sentencia es lo suficientemente clara en todos sus términos. Por eso, la Sala entiende que la exhumación no viola los acuerdos con la Santa Sede porque «no hay duda» de que la entrega en la basílica requiere autorización eclesiástica y así lo entendió el Gobierno, que pidió ese permiso al prior benedictino.


Al tiempo que el Supremo se manifestaba en estos términos, y a falta de que se resuelvan otros tres recursos y poder así levantar la suspensión cautelar del decreto ley del Gobierno que permita llevar a cabo la exhumación, Carmen Calvo recibía la misiva del prior. En la carta, Santiago Cantera argumenta que la decisión vulnera la libertad religiosa al tratarse de un «lugar sagrado» y pretender actuar «sobre una res sacra» (cosa sagrada), una sepultura, sin la necesaria autorización eclesiástica.


Sus afirmaciones chocan con la línea oficial de la Iglesia. «La postura de la Conferencia Episcopal y arzobispado de Madrid es respetar la decisión de las autoridades españolas y por tanto no oponerse a la exhumación del general Franco».


Y, lo que resulta más chocante, la congregación benedictina de Solesmes, a la que pertenece la abadía del Valle de los Caídos, aseguró este miércoles, al igual que ya ha dicho la Santa Sede, que «no irá contra la ley» en el caso de la exhumación de Franco, aunque pidió al Gobierno español que espere a que se resuelvan todos los recursos antes de hacerlo.

El Supremo despeja el camino para exhumar a Franco y el prior se resiste