domingo 7/3/21

El Supremo devuelve el caso Iglesias y su suerte queda en manos de Dina

Balón de oxígeno para Pablo Iglesias en el caso Dina. El Tribunal Supremo ha declarado el archivo de la causa contra el vicepresidente del Gobierno por esta pieza separada de la operación Tándem o caso Villarejo. La Sala Segunda (de lo Penal) ha acordado la devolución de las actuaciones al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional para que agote la investigación y, en su caso, cuando lo haya realizado, decida si procede remitir una nueva exposición razonada contra el aforado.

El auto de la Sala Segunda, del que ha sido ponente el magistrado Andrés Palomo, analiza la exposición razonada elevada el pasado octubre por el juez instructor Manuel García-Castellón. Éste consideró, indiciaria y provisionalmente, que Iglesias había cometido un delito de descubrimiento y revelación de secretos, otro de daños informáticos y otro de acusación y denuncia falsa, en relación con el robo del móvil de una asesora de Podemos, Dina Bousselham, en noviembre de 2015. La Sala ha concluido, en línea con lo informado por la Fiscalía del Supremo, que es necesario devolver lo actuado al juzgado con el fin de que lleve a cabo varias diligencias ampliatorias que el alto tribunal detalla en su auto. Entre ellas, la declaración de Bousselham para que sea oída acerca de si efectivamente denuncia los hechos relacionadas con el delito de descubrimiento y revelación de secretos. Recuerda el auto que el Código Penal exige la denuncia de la persona agraviada para proceder por esos delitos.

Por ello, entiende el tribunal que es inexcusable oír a Bousselham acerca de si «efectivamente ‘denuncia’ el acto antes descrito, donde Pablo Iglesias el 20 de enero de 2016 examina el contenido de la tarjeta y posteriormente se la guarda; e incluso (...) si el aforado contaba con su autorización». O si, por el contrario, «no mediaba tal autorización y si manifiesta ahora que consiente, tolera y acepta que Iglesias hubiera entrado en conocimiento de todos los documentos, fotografías, incluidas las íntimas y personales, archivos y comunicaciones contenidos en la tarjeta de su titularidad».

En cuanto al delito de daños informáticos, en relación a los sufridos en la tarjeta del móvil sustraída, la Sala, sin entrar a examinar la solidez o consistencia de los indicios planteados por el instructor, considera necesario también que Bousselham sea oída por el juez en relación a si el contenido de la tarjeta era accesible cuando se la entregó Iglesias, «ya que ha hecho diferentes matizaciones al respecto». Además, la resolución considera necesaria una ampliación de la pericial informática realizada sobre los daños en la memoria.

El Supremo devuelve el caso Iglesias y su suerte queda en manos de Dina
Comentarios