martes 24/5/22
Pere Aragonès se reunió ayer con una delegación de la Asamblea Nacional Catalana. QUIQUE GARCÍA

Balón de oxígeno al Gobierno. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo acordó ayer desestimar la petición formulada tanto por tres dirigentes de Ciudadanos, entre ellos su presidenta, Inés Arrimadas, como por Vox para suspender cautelarmente los decretos aprobados por el Consejo de Ministros para conceder los indultos a los líderes independentistas presos.

El tribunal de la Sección Quinta considera que no concurren las circunstancias que se exigen para adoptar dicha medida cautelar mientras se tramitan los recursos que ambas partes han presentado. «La aplicación del indulto no impide —si así se declara en una eventual sentencia favorable a las pretensiones de los recurrentes— el cumplimiento en su momento de la pena de privación pendiente, de manera que con la ejecución de la medida de gracia no se producen consecuencias o situaciones de difícil reversión que puedan hacer perder su finalidad legítima al recurso», sostienen la Sala en los autos referidos a cada uno de los nueve indultado, de contenido similar.

Las resoluciones con ponencia de Fernando Román añaden que, por el contrario, en contraste con otros intereses en conflicto que la parte no ha valorado adecuadamente, «la suspensión del indulto podría dar lugar a situaciones perjudiciales e irreversibles para los beneficiados si, como se pretende por la parte recurrente, continúan cumpliendo una pena privativa de libertad de la que finalmente queden indultados». Por ello, la Sala concluye que no resulta atendible la pretensión de suspensión.

En la contestación a las medidas de suspensión cautelar formuladas, la Abogacía del Estado planteó, además, la falta de legitimación activa de los recurrentes, los tres dirigentes de Ciudadanos a título particular y Vox como partido político, para presentar los recursos contra los decretos.

A este respecto, el tribunal considera que no es procedente pronunciarse en este momento sobre si existe o no esa falta de legitimación, ya que la resolución sobre la legitimación no forma parte de la pieza de medidas cautelares.

Tras conocer el fallo, el presidente catalán, Pere Aragonès, se mostró confiado en que el Gobierno no recurrirá el fondo aprobado por la Generalitat para las finanzas impuestas por el Tribunal de Cuentas (TC) a los encausados por la promoción en el exterior del referéndum ilegal del 1-O. El dirigente afirmó que el fondo tiene «una fuerte solidez desde el punto de vista legal».

El Supremo rechaza suspender los indultos a los líderes del ‘procés’