viernes. 07.10.2022

Tanques, 800 militares, cazas y buques para hacer frente al desafío ruso

La aportación a la seguridad de la Otan en el norte y este europeos se mantiene estable desde 2015
                      La fragata Blas de Lezo zarpa del Arsenal Militar de Ferrol para dirigirse al mar Negro. KIKO DELGADO
La fragata Blas de Lezo zarpa del Arsenal Militar de Ferrol para dirigirse al mar Negro. KIKO DELGADO

España, en su condición de «socio fiable» de la Otan, mantiene estable su aportación militar allí donde el organismo transnacional determina sus intereses geoestratégicos. Su contribución como integrante mediano va de la mano con su gasto en Defensa —no llega a la exigencia del 2% del PIB nacional—, pero los sucesivos gobiernos, en mayor o menor medida, han respondido a las demandas de la Alianza cuando suenan tambores de guerra como ahora en Ucrania. Desde el punto de vista de la seguridad nacional, España mira al flanco sur mediterráneo, a las fronteras con África y al desafío de la inmigración, pero es consciente de la necesidad común de contribuir a la seguridad colectiva en el norte y el este continentales ante el desafío que representa el expansionismo militar ruso.

Con un ojo puesto en la cumbre de la Otan de Madrid del próximo junio —la cita más destacada para el Gobierno en 2022—, la presencia de uniformados en zonas cercanas a la frontera con Rusia pasará en pocas semanas de unos 350 efectivos a cerca de 800, incluyendo modernos buques de guerra y aviones de combate. Y si la escalada de la tensión no se rebaja, en primavera serán más de 900 de los dos ejércitos, Tierra y Aire, y de la Armada. La mayor aportación de todas las misiones actuales en el extranjero. Las Fuerzas Armadas participan desde principios del siglo XXI en la defensa colectiva de la Alianza, aportando capacidades sobre todo en la zona del Báltico, donde desde 2015 despliega todos los años un destacamento de cazas para proteger el espacio aéreo como parte de la Policía Aérea del Báltico. El año pasado ya estuvieron tres meses en Siauliai (Lituania) y está previsto que vuelvan en primavera con otro contingente en el país lituano o en Estonia.

En el plano terrestre, el Ejército forma parte de la Presencia Avanzada Reforzada de la Otan en Letonia, donde aporta 350 efectivos y cerca de 80 blindados, entre ellos carros de combate Pizarro o Leopard. Esta unidad está integrada en uno de los cuatro batallones multinacionales, que suman unos 5.000 efectivos.

Esta es la presencia más destacada y conocida de militares españoles en operaciones de disuasión de Rusia. Pero la situación en Ucrania ha revitalizado otras misiones en las que participa la Armada desde hace años: las Agrupaciones Navales Permanentes de la Otan. Disuasión en el Mar Negro Cada año, en diferentes periodos, buques españoles se integran en alguno de los cuatro grupos multinacionales (dos de superficie y dos de medidas contraminas) concebidos para dar una respuesta inmediata en el Mediterráneo, Mar Negro, Atlántico, Mar del Norte y Báltico. En la misión Contraminas (SNMCMG-2) y en la de Superficie (SNMG-2) se integran los tres buques que España ha enviado en las últimas semanas. Así, el Meteoro liderará hasta junio el primer operativo junto al dragaminas Sella. Mientras que la fragata Blas de Lezo forma parte del segundo operativo a las órdenes de un buque italiano. En total, suman 330 efectivos y su teatro de operaciones será el Mediterráneo oriental y, más ahora, el Mar Negro, donde realizarán maniobras junto a otras marinas aliadas.

En la frontera de Ucrania

A esta nueva aportación se suma otra que no es desconocida para los militares españoles: la de la Policía Aérea en el Mar Negro, en donde se estrenaron hace un año con el destacamento de Constanza (Rumanía). La intención de España era la de repetir todos los años, pero este curso el cupo estaba lleno y se ha pospuesto hasta 2023. Sin embargo, la tensión en la zona llevó a la Otan a pedir un refuerzo en la defensa y disuasión aérea y el Gobierno ha accedido a enviar a la vecina Bulgaria a finales de febrero, y por espacio de dos meses, un contingente de seis cazas Eurofighter y unos 130 efectivos.

Por último, la contribución a la seguridad colectiva también tiene presencia en la vecina Turquía, donde desde 2015 se despliega un contingente de 150 militares.

Tanques, 800 militares, cazas y buques para hacer frente al desafío ruso
Comentarios