miércoles 19/5/21

El terrorista que llevó la furgoneta de las Ramblas actuó por cuenta propia

Los Mossos aseguran que dos de los acusados participaron activamente en los atentados
Driss Oukabir ayer, durante el juicio. FERNANDO VILLAR

Younes Abouyaaqoub, el terrorista que el 17 de agosto causó la tragedia matando a 15 personas al volante de una furgoneta en la Rambla de Barcelona, actuó por libre y sin seguir las órdenes de sus compañeros de célula yihadista. La segunda jornada del juicio en la Audiencia Nacional, contra los tres únicos presuntos integrantes de la célula que quedan vivos, contó este miércoles con el testimonio de los Mossos que participaron en la investigación.

Uno de ellos constató que Younes, que perdió la vida abatido por un agente cuatro días después del atentado, decidió por su cuenta provocar una masacre con una furgoneta, después de que el día anterior a la tragedia saltara por los aires la casa de Alcanar, donde la célula se había instalado meses atrás y donde estaban preparando una acción terrorista con explosivos en el Camp Nou, en la Sagrada Familia o en la Torre Eiffel. «La única intención que tenían era atentar con bombas», afirmó el mando policial.

La declaración es relevante porque desbarata la tesis de las acusaciones particulares que pretendían condenar a los tres acusados por asesinato.

El presidente del tribunal, Alfonso Guevara, fue claro en este sentido al inicio de la sesión. «Aquí se está juzgando una célula, si los acusados formaban parte de una organización. No se está juzgando a nadie por matar a nadie», sentenció.

En efecto, dos de los acusados se enfrentan a penas de 36 a 41 años por pertenencia a organización terrorista y tenencia y fabricación de explosivos.

Los máximos responsables de la investigación desmontaron las versiones exculpatorias que han diseñado las defensas de los presuntos terroristas, ya que aseguraron que tanto Mohamed Houli Chmelal como Driss Oukabir participaron activamente en los preparativos del plan inicial. Ambos integraron la célula terrorista, según los mandos policiales. El resto de los miembros de la organización murieron en la explosión del chalé o abatidos por los agentes autonómicos.

Los atentados islamistas que pretendían perpetrar los terroristas empezaron a prepararse meses antes, en octubre de 2016. Pero la célula se gestó ya en 2015, con la llegada de Abdelbaki Es Satty a Ripoll (Girona) como imán. Él fue el líder de la organización y quien radicalizó a los jóvenes terroristas. Los investigadores aseguran que murió en la explosión de Alcanar.

El jefe de la unidad antiterrorista situó en mayo de 2017, tres meses antes de la tragedia, la fecha en que se completó la célula con todos sus integrantes, incluidos dos de los acusados que se sientan en el banquillo. Hasta el mes de julio, un mes antes de la masacre, la célula no se instaló definitivamente en Alcanar, procedentes de Ripoll.

El mando policial habló de diez miembros de la célula, que dan sus primeros pasos efectivos para cometer el atentado el 24 de mayo de 2017 con la compra de las primeras tarjetas de móvil. El subinspector encargado de las diligencias tras la explosión en la casa de Alcanar señaló además que en un primer momento no sospecharon que se estaba gestando un atentado terrorista.

NO ERA UN LABORATORIO DE DROGA

Los primeros indicios, dijo, apuntaban a que lo que había volado por los aires era un laboratorio clandestino de droga. En la explosión resultó herido Mohamed Houli Chmelal, el único superviviente de la explosión y uno de los tres acusados en el juicio. En su primera declaración, Houli dijo que la pólvora que encontraron era para hacer un prototipo de «petardo» y las bombonas de butano eran para hacer «negocio». En la segunda declaración ante la Policía, tras los atentados y después de que los Mossos encontraran su pasaporte en la furgoneta de la Rambla, Houli ya reconoció que colaboró en la elaboración de explosivos y que el objetivo era cometer atentados en monumentos de Barcelona, poniendo bombas que fueran accionadas a distancia. Houli, en su declaración del lunes en el inicio del juicio, mostró su arrepentimiento.

El terrorista que llevó la furgoneta de las Ramblas actuó por cuenta propia