miércoles. 06.07.2022
Ciencia

Un tetrapléjico logra escribir con solo imaginar que lo hace

Investigadores de Stanford descifran las señales cerebrales de la escritura a mano gracias a un sistema de inteligencia artificial. Dos chips captan las señales cerebrales de la escritura a mano y un ordenador las traduce a letras

ordenador
Una joven ante la pantalla de su ordenador

Investigadores de la Universidad de Stanford han conseguido que un tetrapléjico escriba con solo imaginar que lo hace. Gracias a unos electrodos y a un sistema de inteligencia artificial, han descifrado la actividad cerebral implicada en la escritura y diseñado una interfaz que convierte las señales eléctricas que guían la mano al escribir en letras en una pantalla. El avance, que se presenta en la revista 'Nature', podría con más desarrollo facilitar la vida a quienes han perdido la movilidad de los brazos o el habla por lesiones medulares, ictus y esclerosis lateral amiotrófica, apuntan los autores.

El participante en el experimento, de 65 años e identificado como T5, es capaz con ese dispositivo de escribir 90 caracteres por minuto, más del doble que el récord anterior con un interfaz cerebro-ordenador.

Con el nuevo sistema, el hombre puede copiar frases y responder a preguntas a la misma velocidad que una persona de su edad tecleando en un teléfono móvil, destacan los investigadores.

T5 perdió en 2007 la movilidad del cuello para abajo por una lesión medular. Nueve años después, el neurocirujano Jaimie Henderson le implantó dos pequeños chips del tamaño de una aspirina infantil en el lado izquierdo del cerebro. Cada chip tenía cien electrodos. Su objetivo era captar las señales de la parte de la corteza motora que controla el movimiento de las manos y enviarlas por cable a un ordenador con un sistema de inteligencia artificial para que las interpretara.

Para entrenar el sistema, el individuo, que tenía que concentrarse en escribir con un lápiz imaginario, repetía cada letra del alfabeto diez veces hasta que la inteligencia artificial aprendía a identificar la señal cerebral con la letra concreta. Luego, T5 dedicó varias sesiones a aprender a construir frases del estilo de "interrumpí, incapaz de guardar silencio" y "en treinta segundos el ejército había aterrizado". Con el paso del tiempo, el programa informático ganó en agilidad a la hora de traducir las señales eléctricas a letras hasta hacerlo prácticamente al instante.

"Hemos aprendido que el cerebro conserva su capacidad para prescribir movimientos finos una década después de que el cuerpo ha perdido su capacidad para ejecutarlos. Y hemos aprendido que los movimientos intencionados complicados que involucran velocidades cambiantes y trayectorias curvas, como la escritura a mano, se pueden interpretar más fácil y rápidamente mediante los algoritmos de inteligencia artificial que estamos usando que los movimientos intencionados más simples, como mover un cursor en línea recta a una velocidad constante. Las letras del alfabeto son diferentes entre sí, por lo que son más fáciles de distinguir", ha indicado Frank Willett, autor principal del artículo.

Un tetrapléjico logra escribir con solo imaginar que lo hace
Comentarios