martes 4/8/20

Torra amenaza a ERC y Sánchez con un adelanto electoral si su condena es firme

El Gobierno catalán defenderá la autodeterminación y la amnistía en la mesa de negociación bilateral
Quim Torra, Pere Aragonès y Meritxell Budo.
Quim Torra, Pere Aragonès y Meritxell Budo.

Cataluña se prepara para celebrar elecciones a lo largo de 2020. Lo que aún está en el aire es la fecha. Hasta hace bien poco, fuentes republicanas del Gobierno catalán situaban los comicios en torno a la primavera. Pero los acontecimientos de las últimas semanas, la investidura de Sánchez, la inhabilitación de Torra y la decisión de la justicia europea sobre Junqueras y Puigdemont, han ralentizado el calendario electoral. Sin embargo, el propio Quim Torra admitió ayer sin ambages que los comicios pueden estar a la vuelta de la esquina.

Según Torra, para que los catalanes vuelvan a ser llamados a las urnas tienen que cumplirse dos supuestos: que el Supremo convierta en firme la condena por desobediencia que le impuso el TSJC y que la Cámara catalana acate su inhabilitación. «Si el Parlament llegase a desautorizarme, seguramente estaríamos unos meses en funciones y habría elecciones», expresó en RNE.

«En cualquier momento»

Su consejera de la Presidencia avisó, además, que el presidente de la Generalitat puede convocar las elecciones «en cualquier momento», aunque también precisó que estamos ante un escenario de «meses y no de días». Torra fue ratificado el martes por la Cámara catalana. La Mesa del Parlament decidió, con el apoyo de JxCat, Esquerra y el PSC, que el presidente de la Generalitat puede mantener su acta de diputado, a pesar de que la Junta Electoral Provincial de Barcelona notificó el viernes el acuerdo para retirar la credencial de diputado a Torra. El dirigente nacionalista recibió, además, el aval de Pedro Sánchez, que le sigue reconociendo presidente de la Generalitat a todos los efectos, a diferencia del PP y Ciudadanos, y se dispone a reunirse con él próximamente. La Mesa de la Cámara aprobó también presentar un recurso contra la decisión de la Junta Electoral. El Tribunal Supremo estudia, por ahora, si conviene dejar sin efecto el acuerdo de la inhabilitación como medida cautelar. Y, mientras tanto, el presidente de la Generalitat cuenta con un amplio apoyo de la Cámara para poder seguir en el cargo. La situación será distinta si el Supremo confirma, más adelante, la condena por desobediencia y convierte en firme su pena de inhabilitación. En ese caso, «game over», apuntan gráficamente fuentes parlamentarias.

Torra, en cualquier caso, siempre ha dicho que sólo la Cámara catalana puede apartarle del cargo. Y su intención será buscar su ratificación en el hemiciclo. «Si el Parlament acata, habrá elecciones», dijo ayer. Ese será el primer acto de campaña de JxCat, que quiere trasladar toda la presión a Roger Torrent, presidente del Parlamento, que ya ha evitado en varias ocasiones durante esta legislatura desobedecer resoluciones judiciales.

El escenario europeo

El otro elemento que es clave antes de las elecciones es cómo se resuelve el suplicatorio para Carles Puigdemont. Si así lo aprueba el Parlamento Europeo, se quedaría sin la inmunidad de diputado comunitario. JxCat no ha decidido aún su candidato, pero Puigdemont vuelve a cobrar todo el protagonismo y se dispone a jugar de nuevo la carta de la legitimidad si la Eurocámara atiende la solicitud del Supremo. El tercer elemento que impide que haya elecciones de manera inmediata es la constitución de la mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat. Todas las partes quieren ver cómo evoluciona en sus primeros pasos. El presidente catalán ha buscado mayor presencia en las últimas semanas y se propone opacar todo lo posible a Pere Aragonès, virtual candidato republicano, que se había situado en el centro del tablero político tras el pacto suscrito entre el PSOE y Esquerra y su entendimiento con los comunes, que podría permitirle aprobar los Presupuestos. Torra quiere ahora liderar las negociaciones para que todo el mérito de haber conseguido sentar al Ejecutivo de Pedro Sánchez no se lo lleve ERC.

Torra amenaza a ERC y Sánchez con un adelanto electoral si su condena es firme