miércoles. 17.08.2022
.jpg=
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, flanqueado por los consellers de su Govern, el presidente del Parlament, Roger Torrent, miembros soberanistas de la Mesa de la cámara catalana, y otras personalidades políticas catalanas, durante la declaración institucional que ha realizado en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat por la sentencia del procés. ANDREU DALMAU (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, llevaba semanas advirtiendo con una respuesta institucional a la sentencia del Supremo, basada en la desobediencia institucional y en el derecho de autodeterminación. Sin embargo, la reacción en caliente de ayer no pasó de la retórica. El dirigente nacionalista fue contundente, habló de acto de venganza, de sentencia injusta y antidemocrática, pero en cambio evitó ir más allá. Anunció una comparecencia en la Cámara catalana en un pleno monográfico, que se celebrará previsiblemente mañana, y convocó una reunión extraordinaria del consejo de gobierno de la Generalitat para hoy por la mañana. Además, reclamó una reunión «urgente» al rey y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para «encarar el conflicto como lo hacen las democracias: hablando y dando el voto a la ciudadanía».


«Rechazamos las sentencias por injustas y antidemocráticas», afirmó en una declaración solemne.

Torra pide ver al rey y al presidente