miércoles 25/5/22

Alberto Núñez Feijóo, Cuca Gamarra y Elías Bendodo, el trío que tiene en sus manos la dirección del PP en esta nueva etapa, compaginará, al menos durante algún tiempo, sus cargos institucionales y orgánicos.

Feijóo compatibilizará las presidencias del partido y de la Xunta de Galicia. Gamarra, la portavocía de los populares en el Congreso y la secretaría general. Bendodo, la coordinación del PP y la Consejería de Presidencia de la Junta de Andalucía.

Los estatutos del PP no impiden a su líder ser presidente de una comunidad autónoma, no así de la organización regional del partido y por eso Feijóo ha dimitido. Pero, además de tener poco sentido estético y político simultanear ambos cargos, es obvio que el liderazgo de la oposición requiere estar al pie del cañón las 24 horas.

El presidente de la Xunta quiere preparar con mimo su relevo después de 13 años al mando, y al menos durante un mes, según fuentes cercanas al nuevo presidente del PP, conservará los dos despachos.

Gamarra, en principio, continuará como portavoz en el Congreso y será la representante del PP que se mida con el presidente del Gobierno en los duelos parlamentarios. Incluido el debate sobre el estado de la nación si Pedro Sánchez mantiene su idea de convocarlo antes del verano. Ese es el momento de mayor protagonismo para un líder de la oposición, función que Gamarra ejercerá de forma vicaria. La labor en el Congreso impide el ejercicio a tiempo completo de la secretaría general del PP, y por esa razón Feijóo ha recuperado la figura del coordinador general del partido. Un papel que en el pasado han desempeñado Ángel Acebes y Fernando Martínez Maillo, con la salvedad de que en ambos casos el PP estaba en el Gobierno y los secretarios generales de entonces, Francisco Álvarez Cascos y Dolores de Cospedal, formaban parte del mismo.

Feijóo, a diferencia de sus antecesores, no es diputado. Una carencia que ha causado esta inusual acumulación de cargos en la terna dirigente del principal partido de la oposición.

El trío al mando del PP se apunta al pluriempleo orgánico e institucional
Comentarios