martes. 27.09.2022

El sospechoso de la mujer asesinada en Rincón de la Victoria fue detenido el lunes por la noche y tuvo que matar a su novia antes de las seis de la tarde, según la investigación. Unos diez minutos antes de esa hora un vecino del inmueble que estaba en el garaje vio cómo el homicida se esforzaba en meter el cuerpo aparentemente sin vida de la mujer en su vehículo.

Sangre en el garaje
El detenido justificó a un hombre que la llevaba al hospital tras un golpe en la cabeza, pero no le creyó

Para explicar su comportamiento, le indicó que la llevaba a un hospital porque se había dado un fuerte golpe, pero al vecino no le convenció la explicación y puso los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, que más tarde localizó un reguero de sangre en el garaje.

Su diligencia permitió que, cuando el sospechoso retornó al aparcamiento comunitario, procedente del vertedero en el que intentó hacer desaparecer el cuerpo sin vida de su novia, fuese interrogado y arrestado por los agentes, que lo esperaban apostados en diferentes puntos del edificio. El hombre confesó su crimen después de que, durante el registro del automóvil, encontrasen un soplete, con el que pudo quemar y desfigurar el cadáver, en uno de los asientos. No hay constancia de denuncias previas por maltrato.

Un vecino vio cómo el homicida se esforzaba en meterla al coche