miércoles. 05.10.2022

Lo ocurrido en la atención de las víctimas de los atentados de 2017 es para todos los técnicos de la Unidad de Atención y Valoración de Atentados por Terrorismo especialmente «lacerante» porque hasta octubre de 2018, cuando había pasado más de un año de los atentados y por tanto había prescrito la posibilidad de reclamar los daños, no vio la luz un primer listado oficial de víctimas de los atentados de Cataluña con la publicación del auto de procesamiento.

Y es que los fallos e irregularidades para con los damnificados de estos atentados aparecen por doquier.

En al menos el 20% de las 355 víctimas reconocidas en la sentencia, la justicia admite sin ambages que no tiene informe forense de sanidad sobre ellos y mucho menos sobre su evolución. Al menos 182 de las víctimas de la resolución judicial jamás han sido contactadas o encontradas.

El problema —insisten desde la unidad de atención— es que solo las administraciones públicas pueden hacerlo porque la Ley de Protección de Datos impide a una asociación ponerse en contacto con ellas. Al final, los hechos han dado la razón al ponente de la sentencia sobre aquellos atentados ocurridos hace cinco años.

El juez Alfonso Guevara, en la página 992 de su fallo, escribió: «Las víctimas han sido las grandes olvidadas durante la instrucción».

«Las víctimas han sido las grandes olvidadas en la instrucción»