miércoles. 29.06.2022
Erupción en La Palma

El volcán no da señal de agotamiento y alertan sobre nuevas bocas de lava

«Fue como si se derrumbara una presa», dicen los expertos sobre el desplome del cono de Cumbre Vieja
                      El volcán está más activo que nunca tras derrumbarse su cono con gran estruendo. MIGUEL CALERO
El volcán está más activo que nunca tras derrumbarse su cono con gran estruendo. MIGUEL CALERO

El volcán de La Palma no da señales de agotamiento. El desplome parcial del cono principal ha provocado la unificación de algunas bocas eruptivas, circunstancia que se ha traducido en las últimas horas en un incremento de la lava derramada, que se caracteriza por su mayor fluidez. El material volcánico discurre por ahora a través del cauce de anteriores coladas. «Es como si se hubiera producido el derrumbe de una presa», insistieron ayer los expertos. No se descarta la aparición de nuevos centros de emisión en el Cumbre Vieja.

Según han podido observar los vulcanólogos, la actividad explosiva y la frecuencia de las detonaciones han ascendido. Al mismo tiempo, las fisuras han empezado a arrojar bombas basálticas que llegan a alcanzar los 800 metros de distancia. Al caer dentro del radio de exclusión, el peligro solo atañe al personal científico y de emergencia.

En coherencia con su carácter estromboliano, el volcán alterna fases de explosividad con otras de emisión de lava poco densa, que es la que alimenta las coladas. María José Blanco, directora del Instituto Geográfico Nacional en Canarias, dice que «en una escala de 0 a 8, el valor asociado a esta erupción es de 2», . «Nos preocupa, sobre todo, monitorizar estas coladas», subrayó el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Angel Morcuende, quien alertó de que podría «darse un cambio de dirección sobre las coladas actuales, lo que obligaría a adoptar medidas de protección civil».

Al mismo tiempo, se produjo un enjambre sísmico de unos 40 terremotos al sur de la isla, en Fuencaliente y Mazo, donde se apreció un temblor profundo de 3,4 en la escala Richter. Si hubieran acontecido en la superficie, ello podría significar un mayor empuje de la lava para aflorar a la superficie, cosa que por el momento se descarta.

El rugido del volcán apaga cualquier otro sonido. Es difícil escuchar el trino de las aves, al tiempo que el ecosistema marino ha sufrido profundas transformaciones. Por de pronto, el contacto la lava con el océano ha ocasionado una decoloración del agua y variaciones de temperaturas y florescencia, así como una reducción del oxígeno, según han podido comprobar los científicos. Al mediodía, la anchura de la colada en algunos tramos era de 1.250 metros.

El volcán no da señal de agotamiento y alertan sobre nuevas bocas de lava