lunes. 28.11.2022

Vox y Cs piden al Supremo suspender los indultos y las excarcelaciones

La ultraderecha recurre como partido y la formación naranja a título individual en nombre de Arrimadas
Arrimadas y Bal, a las puertas del Tribunal Supremo donde presentan un recurso contra los indultos. J.P.GANDUL

La plaza de la Villa de París, frente al Tribunal Supremo, escenificó ayer el rechazo de la oposición contra los indultos concedidos por el Gobierno a los líderes independentistas. Primero los dirigentes de Ciudadanos y después los de Vox (acompañados de su habitual atrezzo, eslóganes contra Pedro Sánchez y críticas a los medios de comunicación) registraron los recursos contra los decretos.

Ambas formaciones reclamaron la suspensión cautelar para que los condenados del procés regresen a prisión mientras se tramitan las impugnaciones. Sin embargo, más allá de esta petición, los escritos difieren en el fondo y en la forma. Mientras que Vox recurrió como partido político, Ciudadanos lo hizo a título individual, es decir, en nombre de Inés Arrimadas y otros diputados del Parlamento de Cataluña en el momento de los hechos, otoño de 2017. Se presentaron como «perjudicados directos» y «ofendidos» por la concesión de las medidas de gracia.

La estrategia, comandada por su portavoz parlamentario Edmundo Bal, abogado del Estado en funciones, pasa por evitar que la Sala Tercera rechace la legitimación de los partidos políticos para poder recurrir los indultos. Por este motivo, optó por que fueran a título particular: además de Arrimadas, Carlos Carrizosa y José María Espejo. Los tres eran diputados en el momento en el que se consumaron los delitos y tienen, por tanto, un «interés directo» en la revocación de los decretos. Alegan que vieron menoscabados sus derechos por la aprobación de las llamadas «leyes de desconexión» y recordaron que por este motivo recibieron el apoyo del Tribunal Constitucional.

Respecto a la solicitud de las medidas cautelarísimas y cautelares, que obliga a la Sala de lo Contencioso-Administrativo a una rápida contestación, Bal espera tener una respuesta en menos de dos semanas. «Hemos pedido que se suspendan y vuelvan a la cárcel», anunció detrás de un micro con el logo del partido.

Explicó que se cumplen los dos requisitos para suspender la excarcelación.

Por una parte, la apreciación del buen Derecho, en tanto el Supremo y la Fiscalía se han opuesto a la concesión de los indultos, y del otro el peligro para la sociedad, basado en el riesgo de fuga y reiteración delictiva. «Acto arbitrario» En sus recursos (uno por cada condenado), Cs considera que estos indultos parten de un acto arbitrario desde el punto de vista jurídico. Para ello, pone de manifiesto que el Supremo, en el informe en el que se opuso a su concesión, no aprecia razones de «justicia, equidad ni utilidad pública», los elementos que justifican los decretos.

En el caso de Vox, sí presentó el recurso como partido, al estimar que están legitimados por haber actuado como acusación popular en la causa penal. Incide en la idea de que no existe «signo alguno de arrepentimiento» de los condenados y alude a que los implicados, con el ánimo de repetir lo ocurrido, han vuelto a incitar a la «movilización tumultuaria y a un nuevo alzamiento contra el orden constitucional y la soberanía nacional». Por esta cuestión, y porque «han de tenerse en cuenta los intereses públicos y privados que resultarían gravemente perturbados», también solicitó medidas cautelares.

A partir de ahora, la Sala tendrá que examinar el filtro de la legitimación. Una vez superado será cuando requiera al Gobierno los expedientes de los indultos y los decretos.

Vox y Cs piden al Supremo suspender los indultos y las excarcelaciones
Comentarios