domingo 16/1/22

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, iniciará la construcción de su nuevo proyecto político «después de Navidad».

Aunque sigue sin dar pistas, más allá de planteamientos genéricos como el de «escuchar a los distintos colectivos sociales», ha fijado la transversalidad como hoja de ruta. Ni de izquierdas ni de derechas. Prueba de ello es que mantiene sus recelos por las clásicas etiquetas políticas. «No me gusta que me etiqueten a la izquierda del PSOE. Yo no quiero estar a la izquierda del PSOE. Le regalo al PSOE esa esquinita», dijo ayer.

En una entrevista en Radiocable, Díaz ha definido ese terreno que queda a la izquierda del PSOE en España, donde se ubican los partidos que componen Unidas Podemos y el resto de fuerzas con las que tiene más trato, como «algo muy pequeño y muy marginal». «Creo que yo trabajo para la mayoría social y las etiquetas parece que a veces te complican la vida», resumió.

Díaz dijo que lo que le «seduce» es «pensar en un país en grande donde quepan prácticamente todos». Una estrategia que evoca directamente a la propugnada por Íñigo Errejón en Vistalegre II, cuando se enfrentó a los postulados de Pablo Iglesias para fijar el rumbo político de Podemos. El actual líder de Más País, reconoció posteriormente que «Podemos nunca debió renunciar a la transversalidad y conformarse con ser una esquina a la izquierda». Pero aún sigue sin despejarse una de las principales incógnitas: las siglas que le acompañarán.

Yolanda Díaz mantiene en secreto bajo qué siglas se presentará
Comentarios