viernes 30/10/20

La brigada 22 se refugia en Asturias

Emilio Gancedo presenta el viernes en la Semana Negra la novela finalista del premio de la crítica
El escritor Emilio Gancedo con un casco de guerrillero. JAVIER CASARES

Seis autores leoneses participarán este año en la Semana Negra de Gijón, que cumple ya su trigésimo tercera edición y que se prolongará hasta el día doce con fuertes medidas de control sanitario por la Covid-19. Emilio Gancedo se extrena en esta cita literaria para presentar su novela Brigada 22, una fábula sobre la resistencia. Será el día diez, viernes, en una conferencia presentada por la novelista Noemí Sabugal. Gancedo revelará que la simiente de la novela hay que buscarla, entre otros lugares, en la relectura de Los Topos, una obra escrita entre Manue Leguineche y Jesús Torbado que define como la «biblia de la memoria histórica». «En ella me sorprendió la historia de Pablo Pérez Hidalgo, alias ‘Manolo el Rubio’, una mezcla de maqui y topo a quien la Guardia Civil detuvo en la serranía de Málaga en diciembre de 1976, un año después de la muerte de Franco. Ese hecho surrealista y carpetovetónico, completamente ibérico, me dio que pensar», destaca el autor. Añade que la historia se fue enriqueciendo con elementos como el amor por los personajes orillados, la descripción de paisajes concretos y por ciertas películas que unen lo costumbrista, lo mágico y lo grotesco.

Emilio Gancedo utilizará su novela para trazar el mapa de los anhelos y frustraciones que ha sufrido España en los últimos cien años. Para ello, hará un análisis de los protagonistas de Brigada 22, desde Paquita Munero a su hijo pasando por los brigadistas para lograr una foto fija de los pecados de la sociedad española. «España, y probablemente cualquier otro país, está hecho de muchos de esos ‘Paquitos Muneras’, de esa gente que ve la Historia pasar detrás de los visillos de la ventana, pero capaz de dar un paso que la llevará por lugares que nunca hubiera creído. Esas pequeñas revoluciones de cada uno de nosotros son más importantes que todos los libros de Historia juntos», defiende.

–¿Y su madre? ¿Quién es su madre?

_Un crítico dijo que era el franquismo: la normalización y la institucionalización del miedo, de la pequeñez, de la grisura, de la mediocridad… No se la ve, está postrada en la cama, atenazada por los recuerdos, inmovilizada por el miedo, y su vida se resume en postrar, atenazar e inmovilizar a su hijo.

_No te signifiques, hijo.

–Eso es...

Todos

La brigada 22 se refugia en Asturias
Comentarios