sábado 5/12/20

Lazos que unen a un autor con su editor

Jér´me Lindon, mi editor

Jean Echenoz. Trama Editorial, Madrid, 2009. 64 pp.

Un joven Jean Echenoz (1948) escribe una primera novela que es rechazada por numerosas editoriales. La envía a Les Éditions de Minuit, «sin ninguna esperanza, únicamente con el fin de completar mi colección» de cartas de rechazo. Se confundió, pues Jér´me Lindon (1925-2001) -”figura impresionante para entender la edición y la literatura francesa de la segunda mitad del siglo XX. Una «Nota del editor español» perfila su figura-” se interesa por el original y lo publica. Aunque la obra no es de éxito, Echenoz se entrega plenamente a la literatura. Todas sus novelas son editadas en Les Éditions de Minuit. Entre ellas hay que subrayar Cherokee (Premio Médicis), Je m-™en vais (Premio Goncourt) y Ravel (Premio François Mauriac).

Esto permite que entre escritor y editor se establezca una relación de amistad, con sus tiranteces y desplantes, con sus gestos y manías, con sus delicadezas e ilusiones. Sin llegar a ser íntimos, sí llegaron a tener cierta fluidez sus relaciones de amistad. «Después de algunos años -”escribe Echenoz-” he comprendido que este hombre posee dos sonrisas: la sonrisa terrible, que aparece en ciertas circunstancias como las que he descrito, y la gran sonrisa calurosa cuando un libro le gusta, cuando un libro funciona, cuando está contento de verte y, en términos generales, cuando le ocurre algo afortunado a él pero, sobre todo, a sus allegados».

Al morir Jér´me Lindon, Echenoz escribió este libro, también publicado en Les Éditions de Minuit, «a modo de exhortación y homenaje, este magnífico retrato tierno e hilarante, y siempre respetuoso, que constituye una pieza esencial en la reflexión sobre la naturaleza y las condiciones de la obra escrita y su edición, pero sobre todo de los lazos, a veces inexplicables, que unen a un autor con su editor».

Además de interesante, el libro está muy bien escrito y confirma cómo son capaces algunos autores de decir y sugerir tanto con una auténtica economía lingüística. Una pieza, en fin, breve pero excelente.

Lazos que unen a un autor con su editor
Comentarios