sábado 15/8/20
Edición de libros

Los nuevos tesauros de la Universidad

El servicio de ediciones del campus leonés sigue una producción marcada por el talento y la heterodoxia
José Manuel Trabado. FERNANDO OTERO
José Manuel Trabado. FERNANDO OTERO

José Manuel Trabado se hizo cargo del servicio de publicaciones de la Universidad y le dio un vuelco. En los últimos cuatro años, ha puesto en marcha nuevas colecciones que han conseguido sacar al departamento del anquilosamiento al que le había llevado. Entre los retos, destaca la necesidad de cerrar la brecha que pueda existir entre el conocimiento que se genera en la universidad y en la calle. «Nos debemos a la sociedad que nos rodea y las publicaciones universitarias pueden ser un vínculo poderoso para conectar ambos extremos», explica. En esa línea han empezado a trabajar en publicaciones que, según destaca, poseen un perfil muy interesante para el lector curioso. Se refiere Trabado a libros como el de Moisés Puente, Alejandro de la Sota en León. Un edificio y dos proyectos. La obra está dedicada a los proyectos arquitectónicos de Alejandro de la Sota en León que no llegaron a fructificar y también al edificio de Correos, que forma ya parte de nuestro paisaje urbano y al que la mirada del viandante parece haberse acostumbrado pero que es un referente arquitectónico de primera magnitud.

Dentro del compromiso con lo cercano, el catálogo de publicaciones tiene obras especialmente valiosas como El conjunto histórico de Grajal de Campos, libro coordinado por María Dolores Campos Sánchez-Bordona y Javier Pérez Gil, una completa guía y estudio exhaustivo del patrimonio de Grajal de Campos: desde su incomparable palacio hasta el castillo artillero. De otro tenor es la obra colectiva Diagnóstico de la provincia de León en el que se hace un completo inventario de la provincia. «Todas estas obras, cada una a su manera, representan esa necesidad por buscar un punto de encuentro entre el saber académico y el interés de la gente en la calle. La Universidad no puede verse como recinto de saber amurallado. De cara al futuro considero este compromiso como algo irrenunciable», advierte el profesor.

José Manuel Trabado ha sacado a la calle el departamento de ediciones de la ULE con el fin de convertirlo en una institución que crezca con la sociedad a la que sirve. estas son sus novedades

José Manuel Trabado revela que otro de los retos que afronta es la consolidación de algunas colecciones que han dotado al catálogo de una singularidad especial. Un ejemplo es Caligramas. Dedicada a la poesía visual y dirigida por José Luis Puerto y Roberto Castrillo, tiene dos novedades muy especiales, que han quedado un tanto adormecidas debido al el escenario provocado por la crisis del Covid: De aleda a aldea, una antología que nos ofrece un panorama de la obra de Tomás Salvador, realizada por Luis Marigómez. Además, también se lanzará La mirada que escribe, de Juñio Alonso, cuyo prólogo es de Tomás Sánchez Santiago, otro gran poeta y estudioso de la poesía visual.

Dentro de esa singularización cabe entender la colección Grafikalismos que la Universidad de León edita junto con Eolas. «Se trata de una cabezonería personal pero es hasta el momento la única colección estable dentro del ámbito universitario dedicado al estudio de este lenguaje. «Cada libro es también un ejercicio de diseño, que debemos al saber hacer de Alberto R. Torices. Se trata, en definitiva, de algo tan sencillo de desear y tan difícil de conseguir como hacer libros bonitos e interesantes», insiste Trabado, que añade que la idea es ofrecer un espacio protagonista a la imagen, extremo que explica nuestro esfuerzo por reproducirlas en color y con todo lujo de detalles, algo que no es habitual. «Ya se ha convertido en un referente dentro del mundo académico pero también para el aficionado al mundo del cómic y la narración gráfica, que ve en ellos una ventana para asomarse a un mundo fascinante», añade el también escritor.

«La Universidad no puede verse como recinto de saber amurallado», afirma 

Grafikalismos ha editado ya siete títulos. «Algunos de ellos nos han dado alegrías como el reconocimiento que han recibido los volúmenes de Género y conciencia autoral en el cómic español, que tuve la suerte de coordinar y por el que he recibido el premio Diario de Avisos de Tenerife a la mejor labor en pro de la historieta y que ha sido finalista en los premios de la crítica que concede la Editorial Dolmen y también el libro de Pepe Gálvez, Vittorio Giardino. Variaciones sobre la línea clara, premiado como mejor comentarista por Diario de Avisos. Además, hay otros dos prácticamente finalizados y que en breve verán la luz. Uno de ellos es Narrativa gráfica de la Guerra Civil. Perspectivas globales y particulares, un volumen muy valioso, coordinado por Viviane Alary y Michel Matly que recoge las conferencias del congreso que tuvo lugar en Angoulema sobre el tratamiento de la Guerra Civil en el mundo del cómic.

Asimismo, el departamento editorial está a punto de presentar la obra de Yexus que versa sobre la obra de Alberto Breccia Sombras de la razón.

A pesar de todo, José Manuel Trabado reconoce que queda mucho por hacer. José Manuel Trabado subraya el fortalecimiento del catálogo apoyando, por un parte, colecciones tan importantes como las articuladas tanto desde el Instituto de Estudios Medievales como del Instituto de Humanismo y Tradición Clásica. También reconoce la necesidad de atraer a gente interesada en publicar libros de calidad científica y darles una oportunidad para dar a conocer lo mucho que saben. «Para ello es necesario dinamizar nuestro repertorio a través de nuevas colecciones que funcionen de una forma rápida y, hasta cierto punto, autónoma», explica. Trabado añade que en un segundo paso habrá que mirar con ambición la posibilidad de conseguir sellos de calidad para estas colecciones de manera que haga crecer el prestigio y permitan subir a la Universidad de León y sus publicaciones en el ranking. «Este mismo esfuerzo habrá de derivarse hacia las revistas, cuyos equipos editoriales poseen una gran carga de trabajo que las más de las veces no se reconoce. Todos ellos están realizando una labor fantástica que es necesario agradecer», alaba. A través de estas revistasse crea también un ecosistema de conocimientos digno de elogio y consideración.

Tampoco pierde de vista la Universidad las publicaciones infantiles y este mismo año lanzará El club de los minigenios, un libro que narra la vida de personas brillantes que con sus ideas ayudaron a cambiar el mundo. Está coordinado por Leticia Barrionuevo y cuenta con las ilustraciones de Lolo. «Su ilustración de portada es maravillosa y hace un homenaje precioso a la icónica portada de Los Beatles, Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band», adelanta Trabado.

El patrimonio es otra de las vertientes del departamento de publicaciones de la Universidad de Léon. Uno de ellos es la investigación de Jorge Diez García Olalla dedicado a la restauración de la catedral realizada por Juan Bautista Lázaro y el libro de Dario Tesi, La conquista de México desde una perspectiva militar (1517-1521) también con numerosas imágenes e ilustraciones. «También veo como reto de cara al futuro dar a conocer dentro de la propia comunidad universitaria las posibilidades que ofrece el Servicio de Publicaciones de la Universidad. En muchas ocasiones incluso nuestros compañeros ignoran su existencia y es responsabilidad también de su director darlo a conocer. Confío en ir dando pasos en esta dirección», constata Trabado. El profesor de Literatura subraya además la necesidad de no perder de vista las encrucijadas a las que se enfrenta cada Servicio de Publicaciones universitaria. «La presión por la aparición de libros digitales que pueden estar a libre disposición en repositorios digitales es un hecho que plantea interrogantes al futuro del libro como producto impreso. En esa disyuntiva estamos sin tener certidumbres acerca del libro como objeto», expresa Trabado, que avanza que el futuro editorial pasa por una práctica mixta en la que lo impreso y lo digital acabarán por complementarse según el perfil de la publicación y del destinatario. «A este respecto, nos queda un largo trecho por hacer dentro del universo de las redes sociales, de la mejora de nuestra página web y, en definitiva, de la capacidad de hacernos visibles también en el mundo digital, algo que no es fácil en esta nueva Babel».

Los nuevos tesauros de la Universidad
Comentarios