viernes 18/6/21

El padre de Sherlock Holmes

ARTHUR CONAN DOYLE Eduardo Caamaño Editorial Almuzara, Córdoba, 2018. 638 páginas

Creador de algunos de los personajes más notables de la literatura universal, caso del doctor Watson y, sobre todo, de Sherlock Holmes —uno de los primeros que pasaron del papel al celuloide—, Arthur Conan Doyle (1859-1930) fue mucho más que eso. «Si en cien años —escribió— solo soy recordado como el hombre que creó a Sherlock Holmes, mi vida habrá sido un fracaso». Y la verdad es que no lo fue, ya que, por una parte, fue escritor prolífico y diverso —teatro, novela histórica, relatos de fantasía, horror y ciencia ficción, crónicas, poesía…— y, por otra, añadió a su condición de médico la de deportista, aventurero, viajero, militar ocasionalmente y muchas, muchas más cosas. En los Apéndices, por ejemplo, al presentar su obra completa, por apartados, uno se puede imaginar la intensidad de su escritura.

En este voluminoso libro Caamaño, de sobra conocido por el perfeccionismo del género biográfico, hace un recorrido por la vida y la obra de Conan Doyle, con referencia a todos sus giros y recovecos, todo ello aliñado con anécdotas y curiosidades de la época, sin duda una de las más atractivas de los tiempos contemporáneos. Añade al interés de la narración el hecho de estar profusamente ilustrada la edición con fotos, mapas, ilustraciones variadas, portadas de periódicos y libros, notas manuscritas, carteles…

Contada con elegancia –aspecto que es necesario subrayar- y un profundo conocimiento del autor y su obra, esta biografía resulta muy atractiva, por el interés del biografiado —«mi vida ha sido un ciclo continuo de hechos singulares y aventuras de toda suerte»—, por el dibujo de una época y por el agrado con que se lee: sus típicas Notas de autor resaltan determinados aspectos de la narración biográfica que advierten permanentemente la atención del lector.

El padre de Sherlock Holmes
Comentarios