jueves 1/10/20

La rabia íntima de Saura contra Franco

«La rabia y la frustración» que sintió Antonio Saura en aquella España bajo el yugo de la dictadura la volcó en una serie de 41 dibujos que permanecieron ocultos hasta ahora. un libro acompaña a la exposición
Uno de los dibujos de la muestra. VÍCTOR LERENA

Atonio Saura fue un resistente en muchos sentidos. Temprano puntal de la abstracción expresionista, combatió modas y etiquetas plásticas. Y batalló con fiereza y rabia, de palabra y obra, contra el régimen de Franco bajo el que pasó media vida. Su lucha gráfica contra la dictadura se sustanció en Mentira y sueño de Franco, una sátira en 41 dibujos entroncados con Goya y Picasso que debió ocultar y que se reúne ahora, por primera vez y hasta el 17 de mayo, en la sala Goya del madrileño Círculo Bellas Artes (CBA). Nunca antes se vieron en España como un único conjunto y solo se exhibieron parcialmente en el Museo de Arte Moderno de Toulouse en 2005.

Por razones obvias, Antonio Saura (Huesca, 1930 - Cuenca, 1998) no gozó de libertad para exponer y difundir esta serie crítica y negra realizada entre 1958 y 1962, cuando el régimen no daba muestras de debilidad. «Fue consciente de que, de haber sido conocidos, estos dibujos le habrían supuesto la cárcel», dice Marina Saura, hija del pintor y responsable de su fundación y de su archivo.

Saura definió como ‘dibujos satíricos’ a unas estampas que atacan y se burlan, a veces ferozmente, de Franco, de su férreo régimen, y que se duelen por la incivil contienda que lo alumbró. Cada dibujo alude a hechos, anécdotas o personas vinculados al advenimiento del franquismo, a la guerra o al dictador. No en vano, uno de los más icónicos recrea la imagen acaso más simbólica de la guerra, el miliciano retratado por Robert Capa cuando era abatido en Cerro Muriano, cerca de Córdoba. Realizados con técnicas como la aguada, la tinta china o la mina de plomo, los dibujos plasman su horror ante la extrema violencia bélica y el rechazo al dictador con los negros, blancos y grises característicos de la paleta del pintor aragonés, que inscribe deliberadamente la serie en la estela de los Desastres de la guerra de Goya y la conecta con otra de Picasso de título casi idéntico, Sueño y mentira de Franco.

La exposición ha permitido la publicación de un libro homónimo -Mentira y sueño de Franco (Georg Editeur y Archives Antonio Saura)-, con textos de Bartolomé Bennasar y de Eduardo Arroyo, pintor de ascendencia leonesa que eligió en su día los dibujos de Saura que le inspiraron para los dieciséis textos que los acompañan. Arroyo, exiliado y activo antifranquista, fue también el autor de la portada, un collage con una foto del dictador con unos ojos pintados por Saura. La galería La Caja Negra de Madrid acoge además hasta el 28 de marzo Fotografía 1962, un conjunto de trabajos inéditos de Saura de los primero sesenta.

La rabia íntima de Saura contra Franco