domingo 19/9/21
Entrevista

David Summers: "Yo no sufrí nunca, sufrió el mamón"

david
El cantante y bajista del grupo Hombres G, David Summers (i), y el guitarrista Rafael Gutiérrez (d), durante el primer concierto de la gira de la banda, este viernes en la Plaza de Toros de Murcia. MARCIAL GUILLÉN

El líder de los Hombres G disfruta con la edad que tiene y la vida que "llevo ahora" y no entiende por qué se valora tanto la juventud Madrid, 4 sep. (COLPISA, Luis Gómez).

Summers vuelve hoy al pabellón bilbaíno de Miribilla con los éxitos que Hombres G cantan desde hace casi 40 años y tres temas nuevos.

- ¿Cuántas veces les han dado por muertos?

- Creo que nunca. Ja, ja. Estuvimos 10 años separados, volvimos en 2002 y ya no hemos parado.

- ¿Quizá por eso se revisa de arriba abajo médicamente cada dos años o cuando va de gira?

- A estas edades hay que revisarse un poquito de vez en cuando.

A mí me dio una peritonitis en febrero, justo saliendo de la borrasca 'Filomena', y estuve a punto de palmar. Eso me cambió completamente la cabeza. Dije 'esto me pasa en una ciudad, yo qué sé, perdida de Ecuador o por ahí y'...

- ¿El histórico ídolo del pop teme dar gatillazo en el escenario?

- No, no. Hay días que estoy muy cansado, porque a lo mejor llevamos tres bolos seguidos, pero pienso 'has estado cansado otras veces y lo has hecho'.

- ¿Sueña con el éxito?

- ¡Nunca! Se lo digo en serio. El éxito es la larga carrera.

- ¿Y le asusta?

- Ni me asusta ni me ha traumatizado, como a otros artistas. Yo tenía un padre que me aconsejaba muy bien y me mantuvo con los pies en la tierra. Me enseñó a llevar esto con naturalidad, paciencia y amabilidad.

- 'Sufre, mamón', 'Venezia', 'Marta tiene un marcapasos'... ¿Anda a la búsqueda de su mejor tema?

- Claro que sí. Intento hacer canciones cada vez más bonitas. Que sean 'hits' o me las pongan en las radios... eso me da un poco igual.

- ¿Ya no 'Sufre, mamón'?

- Yo no sufrí nunca, sufrió el mamón. (Risas)

- ¿Por qué se les veía tan pijos desde fuera?

- Porque la gente es gilipollas.

- Vaya.

- Vamos a ver, no hemos sido pijos 'n-u-n-c-a', tío. Tampoco macarras y aristócratas. Hemos sido gente normal.

- Lo parecían, pero...

- Éramos de un barrio de clase media, todos hijos de gente... Bueno, yo tenía un poco más de lustre. Mi padre era quien era.

- Un genio del humor.

- Un gran tipo, sí. Pero no íbamos a bares de pijos, nunca comprábamos ropa de marca, no jugábamos al polo... Ni siquiera nos mezclábamos con los pijos. Como en aquella época no éramos heavies, modernos, no nos pintábamos los ojos y nos poníamos pendientes, nos encasillaron en el rollo pijo. Ya me parecía tonto en aquel momento, pero después de 40 años, que me lo sigan recordando, me parece surrealista.

- ¿Nunca se lo ha creído?

- Jamás. Mira, salimos siempre al escenario con una camiseta negra y un pantalón vaquero. Nunca hemos tenido asesor de imagen ni alguien que nos pusiese la ropita doblada en la cama, como le hacen a muchísimos artistas.

- ¿Se acabaron aquellos tiempos de la fans con furor uterino?

- Ahora son distintas. Antes era un histerismo absurdo, porque eran niñas de 12 y 13 y 14 años. Ahora tenemos también nuestras fans, pero son ya mujeres de treinta y tantos o cuarenta años guapísimas y encantadoras.

- ¿Los Reyes Felipe y Letizia siguen siendo fans confesos?

- Ah, sí. Sobre todo, Letizia. Le encantan los Hombres G. Ha venido ya alguna vez a vernos.

- ¿Tampoco le importa aparentar la edad que tiene?

 ¡Claro que no! ¡Por Dios!

- A mucha gente no le pasa.

- No entiendo por qué se valora tanto la juventud. Es un estado circunstancial, igual que la vejez. Mi abuelo siempre me decía 'ser joven lo es cualquiera, pero a ver quién tiene huevos de tener 84 años como yo'.

Y es verdad.

- Totalmente.

- Me encanta la edad que tengo (57) y mi vida como es ahora. Me parece patética la gente mayor que se ve que es mayor, va con el pelo teñido y se pone 'bótox'.

- ¿Acabará alguna vez con 'bótox' y con el pelo teñido?

- En la puta vida, vamos. Además, a mi chica tampoco le permito que lo haga. Las chicas operadas y con bótox hasta arriba no me parecen atractivas.

- ¿Le aburre la autocensura y la corrección política?

- Vivo a espaldas de toda esa tontería. También han cuestionado mis canciones, aunque nunca he escrito nada con la intención de ofender a nadie.

- ¿Quién le atacaba?

- En 'Sufre, mamón' decía 'voy a vengarme de ese marica'. No entendían el contexto y decían muchas tonterías.

- ¿Se comporta igual que cuando podía pasárselo bien?

- Me aprovecho de eso porque soy de otra generación. No tengo que aceptar los parámetros de esta. Yo no soy 'millennial' ni hostias. Soy del siglo XX. Lo voy a ser siempre y no me voy a hacer un tatuaje en mi puta vida.

- ¿Por qué hace tres años desveló los motivos de su divorcio?

- Joder, me estaban dando un coñazo tan grande. Se decían tonterías y tuve que aclarar las cosas. Hasta yo mismo flipé de salir en las revistas.

Pensé '¿no le pasará nada a Rocío Carrasco?'

- ¿Por qué a su novia, estadounidense, las cosas bonitas se las dice en español?

- Ja, ja. Porque las cosas bonitas hay que decirlas en el mismo idioma en el que sueñas. Además, lo entiende perfectamente.

David Summers: "Yo no sufrí nunca, sufrió el mamón"