miércoles. 06.07.2022

Muere el hombre al que se le trasplantó un corazón de cerdo

Se sometió hace dos meses a una intervención experimental tras la autorización de urgencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU
undefined
El cirujano Bartley Griffith fotografiado junto al paciente David Bennett a inicios de enero. EFE

David Bennett, el estadounidense de 57 años a quien el 7 de enero trasplantaron un corazón de un cerdo modificado genéticamente, murió el martes en el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC), según ha informado la institución. Con una enfermedad cardíaca terminal, se sometió hace dos meses a esa intervención experimental tras una autorización de urgencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (FDA).

Benett ingresó en octubre de 2021 en el UMMC, donde inmeditamente le conectaron a un sistema de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) -una tecnología de soporte cardíaco y respiratorio- para que pudiera seguir con vida. Descartado para un trasplante de corazón convencional por razones que no han trascendido, los especialistas le informaron de la posibilidad de recibir uno de cerdo, una intervención experimental de la que se desconocían riesgos y beneficios, le informaron. El paciente aceptó, y la FDA autorizó la operación el 31 de diciembre.

Pasó tiempo con su familia

Tras la cirugía, el corazón "funcionó muy bien durante varias semanas" y no se detectaron signos de rechazo. "El paciente pudo pasar tiempo con su familia y participar en sesiones de fisioterapia para recuperar fuerzas. Vio la Super Bowl con su fisioterapeuta y habló a menudo de su deseo de volver a casa con su perro Lucky", contaba ayer el centro médico. "Hemos obtenido conocimientos muy valiosos viendo que el corazón de un cerdo modificado genéticamente puede funcionar bien dentro del cuerpo humano mientras el sistema inmunitario está adecuadamente suprimido", dijo ayer Muhammad Mohiuddin, profesor de cirugía y director científico del programa de xenotrasplantes cardiacos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

"Hemos obtenido conocimientos muy valiosos viendo que el corazón de un cerdo modificado genéticamente puede funcionar bien dentro del cuerpo humano"

"Al igual que cualquier trasplante que se hace por primera vez, este condujo a valiosos conocimientos que esperamos que sirvan a los cirujanos para mejorar los resultados y ayuden a salvar las vidas de futuros pacientes", destacó Bartley Griffith, el médico que practicó la intervención, que ayer estaba "devastado por la pérdida del señor Bennett.

Valiente y noble

Fue un paciente valiente y noble que luchó hasta el final". David Bennett Jr., uno de los hijos del fallecido, transmitió al equipo médico y al centro su "profundo agradecimiento" por prolongar la vida de su padre. "Sus exhaustivos esfuerzos y su energía, junto con las insaciables ganas de vivir de mi padre, crearon un entorno esperanzador durante una cuesta arriba. Hasta el final, mi padre quiso seguir luchando para preservar su vida y pasar más tiempo con su querida familia, que incluía a sus dos hermanas, sus dos hijos y sus cinco nietos, así como a su querido perro Lucky. Pudimos pasar algunas semanas preciosas juntos mientras se recuperaba del trasplante, semanas que no habríamos tenido sin este esfuerzo milagroso".

La familia de David Bennett confía en que "esta historia sea el principio de la esperanza y no el final. Esperamos que lo que se aprendió de su cirugía beneficie a futuros pacientes y, con suerte, un día, ponga fin a la escasez de órganos que cuesta tantas vidas cada año".

Muere el hombre al que se le trasplantó un corazón de cerdo
Comentarios