domingo. 29.01.2023
nía
La cantante Nía. MARISCAL

Estefanía Correia, Nía, porque así le llaman sus sobrinos, nunca creyó en los cuentos de hadas pero al despertar de su sueño en 'OT' pasó momentos "muy malos". A sus 28 años, esta canaria de padre guineano ha hecho dúo con Edurne, María Peláe, Gente de Zona... Y ahora con Deichmann, que no es un cantante sino el minorista de calzado más grande de Europa. El tema se titula 'Pisar el cielo'.

-'Voy a por más', dice la letra. ¿Es ambiciosa?

-Soy bastante ambiciosa. En el trabajo siempre quiero más. Cuando me propongo algo lucho hasta el final. Soy muy cabezona, je, je...

-Pero me da que es más de pisar el suelo que el cielo.

-Sí, tengo las cosas muy claras y los pies en el suelo. También tiendo a querer controlarlo todo en mi vida profesional. Y eso a veces pasa factura. En mi vida personal en cambio me dejo llevar bastante.

-¿La han intentado pisar alguna vez? -Que yo sepa no. Como tengo mi personalidad bastante marcada... De frente, nunca. Ya por detrás no lo sé.

-Canta 'Candela' con Rocco Hunt y Lennis Rodríguez. ¿Esa Nía cañera es con la que más se identifica? -Sin duda. Esa soy yo. 'Candela' no solo habla del fuego que llevamos dentro sino también de ser una persona cañera, con vitalidad, un culo inquieto. Y yo lo soy.

-¿Está siguiendo el Mundial de Qatar? -Muy poco. No me atrae mucho el fútbol.

-¿Actuaría en alguno de sus estadios si la invitaran? -No. Porque no comparto valores y no me aportaría nada como persona. A mí me dicen que me dan un millón de euros por cantar en Qatar y no lo haría. Soy una persona muy libre, allí la mujer no es libre y yo no podría ser yo.

-¿Han querido controlarla en su vida sentimental? -Para nada. Mis parejas han sido mayores que yo y siempre he crecido muchísimo gracias a ellas. Todos han sido muy buenos. Creo que al final atraes lo que proyectas.

-Y usted tiene la autoestima bien puesta. -No sé si es la autoestima. Pero tengo claro lo que quiero y lo que no quiero. Y también llevo en terapia desde los 18 años. He querido quitar lastres de mi personalidad que al final uno tiene por vivencias... -¿Le hicieron 'bullying'? -No, no. Empecé porque tengo vitíligo, una enfermedad que me hace ir perdiendo melanina. La medicina lo achaca al estrés. Entonces decidí mirarme por dentro. Empecé a tratar cosas como la relación con mi padre, que nunca ha sido buena. Y, en fin, ahí va... Es un tema complicado. -Ha debutado como actriz en la serie 'Érase una vez... pero ya no'. ¿Cuál es su papel? -Soy la antiprincesa. Hice buenas migas con Juana, mi personaje.

-¿Creyó alguna vez en los cuentos de hadas?

En el amor, nunca. No sé si habré sido una niña rara o es por la forma en la que me han educado. En el trabajo, sí llegué a creer que todo era de color de rosa. De repente salgo de ganar 'OT' sin saber cómo funciona la industria y pasé momentos muy malos. Pero he aprendido mucho.

-Y se ha propuesto ser el referente de otras niñas negras.

-Quiero que esas niñas que se sienten menos por su color de piel o por su pelo afro vean que hay alguien como ellas en televisión. Yo en Canarias no había vivido nunca un episodio racista pero en Madrid sí. En 'Tu cara me suena' la gente decía que solo me daban personajes de cantantes negros para favorecerme. Nadie criticó que a mis compañeros les dieran personajes blancos.

-Negra no es un insulto para usted.

-Para nada. Soy negra, mi raíz es negra. Mi padre es africano. Pero también depende de cómo me lo digan. Si yo noto que es despectivo claro que me molesta.

-Aunque en realidad es mulata.

-Cierto. De hecho mi madre es muy blanca. Pero he salido a mi padre. Somos seis hermanos. Yo solo conozco a los tres pequeños.

-'Me muero de risa' es otro tema suyo...

-Estoy todo el rato riéndome. Lo he heredado de mi madre, una risa escandalosa que me sale de dentro.

-¿Se ríe con Antonio Carmona en 'Dúos Increíbles'?

-Mucho. Compartir escenario con él es un orgullo. La cantidad de cosas que voy a contar yo a mis hijos...

Nía: "No actuaría en Qatar ni por un millón de euros"
Comentarios