domingo 20/6/21

Continuo esfuerzo de adaptación

León Research tiene un alto grado de especialización en la gestión de todo el proyecto de ensayos clínicos. FERNANDO OTERO

La farmacéutica Rocío García Cañamaque se especializó en monitorización de ensayos clínicos hace más de 20 años, en su etapa laboral en Madrid. El proyecto familiar la llevó primero a Asturias y más tarde a León, donde organizó su actividad primero como un trabajo individual desde su casa, para pasar luego a un piso, otro más grande,... Los encargos fueron creciendo y el personal necesario para llevarlo a cabo también, hasta que en 2018 solicitaron un espacio en el Edificio de Usos Múltiples del Parque Tecnológico de León.

Ahora inauguran nueva etapa con un edificio propio en el espacio tecnológico local, desde el que abordan nuevos proyectos y una estrategia de crecimiento, a pesar de los condicionantes impuestos por la pandemia. La empresa nació en 2007 y desde 2009 tiene como CEO a Alfonso García Cañamaque, psicólogo especializado en Recursos Humanos.

La construcción de un edificio propio en el Parque Tecnológico de León «nace para echar profundas raíces en la zona, que nos permitan crecer desde aquí».

Como empresa de investigación clínica (CRO por sus siglas en inglés) «la actividad que desarrollamos va desde las actividades de diseño, puesta en marcha y seguimiento de los ensayos clínicos y estudios de investigación a la gestión de todo el proceso para introducir un nuevo dispositivo médico o un medicamento en el mercado. Una tarea que incluye procedimientos como la redacción médica, la gestión de datos y los diferentes registros que son necesarios,...».

Farmacovigilancia

Una de las tareas más destacadas que desarrollan este tipo de empresas es la farmacovigilancia, que se articula para toda la Unión Europea y que se establece no sólo durante el estudio del producto, sino una vez que dispone de la autorización para ser comercializado.

«Parte de nuestra tarea consiste en asesorar a los laboratorios para establecer la mejor manera de probar la investigación que desarrollan. Eso incluye establecer los parámetros de la seguridad del fármaco, la fiabilidad del estudio, los trámites necesarios para llevar a cabo la obtención de las aprobaciones y la validez científica de la prueba. Nuestros servicios pasan también por ofrecer un estudio de la rentabilidad de la inversión que es necesario hacer en todos estos proyectos».

Rocío y Alfonso García Cañamaque explican que su trabajo se centra en ofrecer estrategias globales para que sus clientes avancen en la obtención de las pruebas clínicas y administrativas necesarias, «pero también de establecer criterios de rentabilidad para implantar los medicamentos y dispositivos en los mercados, de forman que se ahorren recursos. Una buena planificación es la que permite que no se desperdicien esfuerzos a la hora de hacer los trámites necesarios, que son muchos y complejos. Por ejemplo, es básico asesorar para adaptarse en cada fase a los estándares internacionales, y para ajustarse a los reglamentos específicos que tiene establecido cada país».

Por eso la empresa cuenta con expertos en diseño de programas adaptados a las exigencias de cada territorio, no sólo para la aprobación sino para la distribución de cada producto.

Además, cuentan con un equipo de expertos en cada país, dentro de su departamento de investigación y con su equipo médico, para seleccionar a los investigadores principales de cada proyecto.

Continuo esfuerzo de adaptación
Comentarios