domingo 25.08.2019
CONSTRUCTORES DE LA NUBE

Un hogar seguro para los datos

ARQUITECTURA DE LA NUBE. Todo lo que se mueve a través de internet se aloja en una nube construida por un ingente número de centros de datos físicos, cuyas exigencias de resiliencia son cada vez mayores. Diseñar y controlar su capacidad de respuesta inmediata es una demanda creciente.
El procesado de instalaciones es una demanda creciente.
El procesado de instalaciones es una demanda creciente.

Los centros de datos tienen un papel cada vez más crítico en una sociedad tecnológica e interconectada, que confía su información y sus trabajos a ‘la nube’ cada vez en mayor cantidad y con mayores exigencias de rapidez y fiabilidad. Una ‘nube’ que se asienta en crecientes y cada vez más exigentes instalaciones de interconexión y gestión de equipos, que no sólo tienen que ser ciberseguras. Han de ser capaces de responder además con inmediatez y de forma automática a fallos en los sistemas energéticos, para evitar las interrupciones en el funcionamiento. La ingeniería y arquitectura en estos data centers y en las instalaciones críticas es una de las especializaciones tecnológicas en las que la demanda está creciendo con mayor fuerza. Y los diseños de estructuras en tres dimensiones y utilizando el Building Information Modeling (BIM) una de las tecnologías más demandadas.

Nuevas tecnologías como BIM permiten optimizar los diseños. DL.

El procesado de instalaciones es una demanda creciente. DL.

El ingeniero leonés David del Campo trabaja en el diseño de la redundancia del suministro eléctrico en los centros de datos en la empresa Quarkts, una consultora internacional especializada en este tipo de instalaciones que ha desarrollado proyectos, además de en España, en Brasil, Colombia, Alemania, Portugal,... Un equipo de arquitectos e ingenieros enfocados a la construcción de centros de datos, en el que Del Campo trabaja en asegurar que el suministro eléctrico «sea ininterrumpido ante cualquier evento, lo que se llama resiliencia de un centro de datos. Formamos un equipo que estamos construyendo la nube».

Él se encarga de desarrollar esquemas eléctricos y planteamientos de redundancia, control de accesos de los edificios, gestión del control de los equipos, detección de incendios,... «Cuando hablamos de ‘la nube’ estamos refiriéndonos a un servidor en un centro de datos. Cada vez que colgamos algo en Instagram o en Facebook, pedimos una comida a través de una app, consultamos la cuenta del banco o vemos una película de Netflix estamos subiendo información a estos servidores o demandándola, y ocupando un sitio físico en un disco duro de uno de estos edificios».

Del Campo incide en que estos centros de datos «cumplen un papel crucial en la sociedad actual. Internet se entiende como una red de ordenadores conectados, y esto es posible mediante importantes nodos que conectan a unos usuarios con otros. En los centros de datos se juntan cientos de ordenadores con miles de gigas donde empresas y usuarios se conectan entre sí. Todo pasa por ellos».

La tecnología y «lo científico» forman parte de la curiosidad de David del Campo desde pequeño, así que la ingeniería fue casi una salida natural para él. Se decantó por la especialización energética, porque tenía más salidas profesionales y «era, y sigue siendo, el concepto de moda».

Las tecnologías que se cruzaron en su camino de estudiante fueros dibujando objetivos distintos a los inicialmente planteados. «En la carrera me interesé por distintos softwares de realización de proyectos, porque mi otra gran pasión han sido siempre los ordenadores». Así comenzó a formarse en la tecnolgoía BIM primero en una academia de León, más tarde decidió continuar la formación en Madrid. «Allí me fui a realizar un máster de Instalaciones de Edificación, alejándome un poco del sector puramente energético y adentrándome en la AEC (Architecture, Engineering and Construction), que me llevó al proyectado de instalaciones.

Ahí se especializó en diseño y cálculo de instalaciones eléctricas, protección contra incendios («en este tipo de instalaciones no se puede utilizar el agua, los sistemas son otros»), resistencia de los sistemas, control de los accesos en diferentes niveles de seguridad, respuesta automática en generación eléctrica ante un fallo en el sistema...». Especialista en diseñar y preparar ‘las tripas’ de los centros de datos ante cualquier incidencia.

La especialización en tecnología BIM fue una de sus grandes apuestas, y la que le llevó a Quarkts. «Conseguí unas prácticas en una empresa puntera en el uso de este software y su manera de trabajar. Una empresa de ámbito internacional que se dedica al diseño de centros de datos. Cuando yo, como muchas personas, ni siquiera sabía lo que era un centro de datos».

Ahora vive inmerso en la especialización en este tipo de construcciones críticas. «Un centro de datos es un edificio dotado con la infraestructura necesaria para albergar servidores. Y dentro de esta infraestructura destaca la instalación de refrigeración, la instalación eléctrica y la seguridad física para proteger el edificio. Dicho de otro modo, es un hotel súper seguro de ordenadores».

Del Campo insiste en el «papel crucial que desempeñan estos centros en la sociedad actual. Cada vez en mayor medida. Son los grandes centros de interconexión donde se controla todo, y a los que se exige cada vez una mayor velocidad de respuesta. La demanda de este tipo de centros es creciente porque todos subimos muchas más cosas a la nube, demandamos más servicios a través de las redes,... Incluso cuando juegas con otros on line exigimos mayor rendimiento en la latencia, en el tiempo de respuesta entre la información que enviamos y la que nos devuelven».

El ingeniero leonés avanza en este campo profesional como en un «reto constante, estoy conociendo un sector en auge y desarrollando habilidades con los distintos softwares BIM, y a prendiendo programación visual que ayude a automatizar las tareas de mi día a día en la oficina,...»

Esta posibilidad de desarrollo profesional fue una de las razones que llevó a David del Campo a Madrid. «En León pocas empresas utilizaban estas tecnologías en 3D, que ya son básicas y lo serán más en el futuro, porque permiten introducir datos y parámetros con los que los proyectos mejoran de manera sustancial. Además, es necesario avanzar en aquellas tecnologías que permiten automatizar tareas que son rutinarias».

De hecho, más allá de su desarrollo profesional en una empresa puntera en el sector de ingeniería y arquitectura de centros de datos e instalaciones críticas David del Campo muestra su preocupación por la ‘desconexión’ entre la información que se da a los ingenieros y estudiantes en la Universidad de León y los avances tecnológicos que se utilizan en el mundo empresarial más avanzado. «La carencia en el apartado tecnológico es evidente. Es verdad que la mayor parte del conocimiento se adquiere trabajando, pero eso no quiere decir que cuando llegues a una empresa te pidan cosas de las que nunca has oído hablar. Las bases tienen que sentarse en la Universidad, que debería estar más al día de lo último que se exige en el mercado».

Por eso recomienda a los jóvenes estudiantes «en primer lugar leer mucho y estar pendientes de la actualidad, enterarnos de lo que nos rodea y estar actualizado. La base que proporciona la Universidad es necesaria, pero la iniciativa propia hace que descubramos los sectores más punteros. Sin haberme movido por mi cuenta posiblemente estaría utilizando mi conocimiento para diseñar viviendas u oficinas, cuando las habilidades más demandadas del mercado están en otros sectores».

Un hogar seguro para los datos
Comentarios