martes 29/9/20
Nuevos formatos

La carta codificada

Una pegatina en la mesa o en la pared es la nueva carta de restaurantes y bares. Es la propuesta de Estudio de la Huerga, que adapta así las tradicionales cartas de menús y vinos a las nuevas exigencias sanitarias tras la pandemia del coronavirus
Los clientes pueden consultar la carta en cuanto se sientan en su mesa, con lo que también se ahorra tiempo de servicio. dl
Los clientes pueden consultar la carta en cuanto se sientan en su mesa, con lo que también se ahorra tiempo de servicio. dl

Algunos de sus elementos más típicos, como por ejemplo las cartas de restaurantes y bares, desaparecen en las nuevas condiciones higiénico sanitarias impuestas por el coronavirus. Pero sus propuestas tienen que seguir presentes en la oferta a los clientes.

Esta situación abre también una nueva oportunidad de negocio para otros profesionales. Y la tecnología juega y jugará cada vez más un papel fundamental. Es el caso de Óscar de la Huerga, con una ya larga trayectoria en el diseño y desarrollo de soluciones para todo tipo de empresas, tanto tecnológicas como de márketing. Estudio de la Huerga pone ahora en el mercado una propuesta tecnológica, fácil de manejar, para resolver el problema de la falta de cartas físicas con las propuestas de menús y bebidas de los establecimientos. Cógido Carta (https://codigocarta.com) es la propuesta del polifacético informático leonés, que se dedica entre otras cosas al diseño gráfico, identidad corporatva, ilustración y estrategias de marketing.

Su propuesta es una carta digital, que se consulta a través de un código QR que está impreso en las mesas, aunque puede hacerse con otras propuestas de presentación. La nueva carta (o menú) digital, es actualizable en tiempo real, incluso puede hacersde desde el móvil.

Los polivinilos se colocan como adhesivos en las mesas o las paredes del restaurante, y se desinfectan fácilmente

La propuesta que hace De la Huerga es colocar un código QR en cada mesa, «bien en un adhesivo o en un display de metacrilato, que es perfectamente higienizable. De esta forma, cada vez que se desinfecta la mesa lo hace también la nueva propuesta de carta». Con esta herrramienta se reduce el tiempo de espera de los clientes, «ya que cada mesa dispone de acceso a la carta desde el momento que se sienta».

Explica que el acceso a la carta «se hace leyendo el código QR, y la propuesta del establecimiento será visible desde cualquier navegador de internet. Todos los móviles tienen este navegador de serie».

Este código además puede estar vinculado a la página web, del restaurante o negocio, que si lo desea puede permitir que pueda consultarse desde casa». Las actualizaciones pueden ser realizadas por los empresarios mismos «o con un simple correo electrónico o mensaje de WhatsApp». El documento se actualiza en tiempo real, desde los platos con sus precios, la carta de vinos, el menú del día y el correspondiente listado de alérgenos para cumplir con la normativa 1169/2011.

La propuesta de Código Carta contempla también la posibilidad de dar servicio a los clientes menos habituados a manejar las tecnologías, aunque sean básicas. Por ejemplo, si alguien no puede consultar las cartas a través de los dispositivos, siempre cabe la posibilidad de imprimirla en un papel desechable, para cumplir las condiciones sanitarias.

La propuesta de Estudio de la Huerga contempla además otras posibilidades para que los establecimientos de restauración adapten sus servicios y su marketing a la ‘nueva realidad’. Por ejemplo, con tarjetas de cartón de un solo uso que incluyan los teléfonos para hacer las reservas, pero también el código de la carta con sus propuestas.

De la Huerga señala que la propuesta de Código Carta permitirá «las máximas garantías de seguridad en uno de los elementos necesarios en el restaurante, pero más expuestos a los contagios». Y añade que «este sistema no requiere que los clientes instalen ninguna aplicación, es sencillo y fácil. Los códigos se pueden pegar en mesas o paredes, y no hay necesidad de estar desinfectando las cartas tradicionales».

Además de los adhesivos, la propuesta de la empresa pasa por realizar una carta en formato digital en función de las necesidades de cada establecimiento, y con un diseño acorde con el local. Un diseño que incluye también fotos, enlaces,... Y que permite la posibilidad de que sea el propio establecimiento el que actualice las propuestas de la carta, en tiempo real y cuantas veces necesite. También se plantea la propuesta de diseñar la web de la empresa, para unificar la imagen y todas las propuestas de servicios y marketing. Los cambios pueden realizarse incluso desde un teléfono móvil. Aunque De la Huerga puede encargarse también de realizar estos cambios.

«Es importante tener en cuenta también que el diseño de la carta digital sea visualmente atractivo, y que siga los criterios de la identidad corporativa de la empresa. Se trata de unificar y actualizar sus diseños con fotos, slides, diferentes, partes, zona para carta de vinos y de postres,... En función de las necesidades de cada negocio».

El diseño llega también a los adhesivos para mesas o pareces. «Se realizan en polivinilo lavable, pero pueden realizarse sobre diferentes materiales y en distintos colocres», señala De la Huerga.

Trayectoria

El diseñador leonés ha realizado a lo largo de su actividad profesional (y además su faceta musical) varios vídeos y videoclips, además de campañas de identidad corporativa para empresas, y actuaciones promocionales en distintos soportes. De la Huerga ha trabajado también en el mundo del diseño de etiquetas de vino, así como en infografías en tres dimensiones. diseño de carátulas de música, catálogos de empresas, campañas institucionales,...

Una de las actividades del estudio que dirige desde hace más de dos décadas es el restyling, el rediseño y modernización de los logotipos y las imágenes de identidad corporativa de las empresas.

La carta codificada
Comentarios