martes 10.12.2019

Tecnología. El pionero leonés de drones

DAVId NAVA, CON SU PROYECTO LEONDRONE, FUE EL PRIMERO EN SUPERAR LOS REQUISITOS DE LA AGENCIA ESTATAL DE SEGURIDAD AÉREA. E l sector de los drones está despegando a toda velocidad. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea es quien autoriza a las nuevas empresas y da los títulos. 15 leoneses ya tienen en marcha su proyecto y otros muchos también han pasado el examen.
Tecnología. El pionero leonés de drones

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, lleva registrados más de 1.000 operadores de drones de menos de 25 kilos al despegue en el primer año y medio desde la entrada en vigor de la normativa que regula el uso de este tipo de aeronaves tripuladas por control remoto y que han permitido el desarrollo, en condiciones de seguridad, de este sector tecnológicamente puntero y emergente.

Del millar de operadores, 15 han fundado ya su proyecto en la provincia de León y hay muchos más, no cuantificados, que también han superado los exámenes. David Nava, que tiene la sede de su proyecto en Trobajo del Camino, fue el primero que tuvo los papeles. Su autorización lleva por fecha el 20 de agosto del año pasado.

Leondrone, que así se denomina, tiene como gran objetivo «aumentar la productividad y la producción» de empresas de diferentes sectores, ya sean eléctricas, agrarias, cinematográficas o de construcción, utilizando los drones para labores especializadas. Con un dible objetivo: reducir costes y aminorar riesgos. «Recordemos que estos equipos pueden operar en zonas cerradas como una mina, cargando bultos y pesos... Realmente puedes realizar todo tipo de trabajos hasta donde la ley nos permite», aclara David. En su caso, también quiere especializarse. «Lo que más tengo en mente es realizar un curso de termógrafia aplicada, ya que veo mucha salida y juego con las inspecciones de líneas aéreas y subestaciones eléctricas con los drones», comenta.

Con 31 años, David trabaja en mantenimiento en Renfe. Siempre, recuerda, le llamó la atención la robótica y la tecnología. Por eso pensó que su momento había llegado. «Cuando vi que los drones ya no eran solo cuestión militar exclusivamente, fui recabando información. Después se aprobó la ley para aplicaciones civiles, y además en León hacían el primer curso de piloto de drone. Me saqué el título de piloto básico; luego llegó el avanzado, también un cursillo para el montaje de los equipos y programacion.., lo único que me quedaba ya era ser operador de Rpas (Drones) por Aesa y lo saqué también».

Una vez preparado, el siguiente paso fue patentar un nombre y hacerse con un dominio para su proyecto, www.leondrone.es, «en homenaje a esta gran ciudad». En su opinión, el sector tiene todas las posibilidades posibles, «hasta donde alcance la imaginación y nos permitan la ley y las baterías (risas)». Desde operaciones de rescate, cargando maletines de primeros auxilios, haciendo una valoración visual y de riesgos a donde no pueden llegar los helicópteros..., hasta ayudar a un agricultor para que pueda recortar en gastos realizando fumigaciones con este tipo de equipos. Lo «primordial», matiza, «es que la ley cambie y sea efectiva para poder trabajar en núcleos urbanos». David también tiene la autorización para pilotar naves más grandes.

Según fuentes de Aesa, a nivel nacional, por actividades, la principal es la fotografía, filmaciones y levantamientos aéreos (topográficos y fotogrametría) con 960 operadores; para operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento, hay 557 operadores habilitados; 327 realizarán actividades de investigación y desarrollo; y 233 trabajan también en fotografía, Investigación y reconocimiento instrumental: calibración de equipos, exploración meteorológica, marítima, geológica, petrolífera o arqueológica, enlace y transmisiones, emisoras, receptor, repetidor de radio o televisión.

Para actividades de publicidad aérea mediante el uso de la aeronave hay 231 operadores; 83 para tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios; 34 para observación y vigilancia aérea; y 79 operadores para realizar trabajos especiales.

Además, AESA también ha autorizado a 67 operadores para realizar vuelos de prueba, demostración o investigación en espacio aéreo no controlado dentro del alcance visual del piloto o en una zona de espacio aéreo segregado al efecto. Y hay cinco operadores de más de 25 kilos que han solicitado autorización para realizar vuelos experimentales.

León tiene, en este sentido, muchas posibilidades. De momento 15 leoneses están en la pista de despegue. Listo para poder despegar.

Tecnología. El pionero leonés de drones
Comentarios