sábado 22/1/22

Horyzn es una iniciativa estudiantil creada en 2019 y formada por estudiantes de grado, máster y doctorado de la Universidad Técnica de Munich (TUM). «Nuestro objetivo es aplicar los conocimientos teóricos adquiridos en nuestros estudios desarrollando un vehículo aéreo no tripulado (UAV) eléctrico con capacidad de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL). Como equipo internacional e interdisciplinario, aportamos soluciones innovadoras para problemas del mundo real», explican los participantes en este proyecto.

Para el desarrollo de sus proyectos, como el Mission Pulse que actualmente ha finalizado su primera fase (el desarrollo del vehículo autónomo) y se encuentra en la investigación de nuevas tecnologías que aporten más utilidades al servicio, el grupo de voluntarios cuenta con la «estrecha colaboración con seis cátedras del recién fundado Departamento de Ingeniería Aeroespacial y Geodesia» de la universidad alemana. «Como parte de Next Prototypes e.V. Somos un puente entre la investigación, la industria y los estudiantes». Una parte del primer proyecto de este grupo de investigadores voluntarios es el desarrollo del mayor UAV eVTOL de la historia de la Universidad Técnica de Múnich. «En nuestro segundo proyecto hemos abordado un caso de uso médico -el transporte de desfibriladores- fomentando así el debate social sobre el uso de los UAV civiles».

En las zonas rurales, explican, la ambulancia suele tardar mucho en llegar. «Mediante el uso de drones podemos acortar el tiempo hasta que se pueda aplicar un desfibrilador, lo que aumenta hasta tres veces las posibilidades de supervivencia de un paciente».

En Alemania (donde se desarrolla el proyecto y han hecho los estudios), 75.000 pacientes sufren una parada cardíaca repentina cada año, y sólo el 11% sobrevive. Cuando se produce una emergencia, cada segundo cuenta. Que el paciente sobreviva está directamente relacionado con el tiempo de respuesta de la ambulancia y el uso de un desfibrilador. Generalmente, este proceso supone aproximadamente 9 minutos. Demasiado tiempo. Acortando el tiempo a 4 minutos, la tasa de supervivencia puede triplicarse», señalan.

Un vehículo aéreo no tripulado (UAV) puede acortar el tiempo para salvar vidas, ya que es capaz de transportar el desfibrilador hasta el paciente de forma directa. El objetivo del proyecto es comprobar la viabilidad de este supuesto mediante misiones de prueba simuladas en condiciones realistas. «Nuestro prototipo final será capaz de llegar a los pacientes en un radio de 6 km en 5 minutos. El vuelo se controla más allá de la línea de visión (BVLOS) a través de un centro de control». En el lugar de la emergencia, el desfibrilador se bajará con un cabrestante bajo supervisión remota por vídeo.

En principio, el manejo de un desfibrilador es fácil incluso para personas sin formación. Sin embargo, si solo hay un socorrista con el paciente, no se debe interrumpir el masaje cardíaco según las directrices de reanimación. No obstante, para garantizar la desfibrilación antes de que llegue la ambulancia, la cadena de rescate utiliza un sistema de alerta basado en teléfonos inteligentes. Una persona con formación médica recibe una alerta a través de una aplicación cuando se encuentra cerca del lugar de la emergencia. Como resultado, la persona llega en aproximadamente 4-5 minutos y puede recoger y aplicar el desfibrilador lanzado por el UAV.

Un UAV y VTOL al rescate
Comentarios