jueves 6/8/20

El acuerdo nuclear de Irán pende de un hilo un lustro después de su firma

La firma del acuerdo nuclear supuso para Irán su salida del ostracismo internacional pero hoy, tan solo un lustro después, el pacto multilateral se encuentra al borde del colapso y las tensiones con Europa y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) van en aumento.

Calificado de «histórico» y de «bueno para todas las partes» por la entonces jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, el llamado Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA en sus siglas en inglés) se rubricó el 14 de julio de 2015 en Viena tras dos años de largas y duras negociaciones.

El JCPOA puso fin a una década de crisis nuclear. La imposición de límites al programa atómico persa, entre otros a los niveles de enriquecimiento de uranio, quería garantizar que Irán solo hiciera un uso pacífico de la energía nuclear. Como destacó contundente tras la firma el entones presidente estadounidense, Barack Obama, el acuerdo «evitará que Irán consiga un arma nuclear» gracias a las inspecciones estipuladas del OIEA.

La directora de política de no proliferación de la Asociación de Control de Armas, Kelsey Davenport, defiende que «el JCPOA resolvió diplomáticamente una disputa de décadas sobre el programa nuclear de Irán y redujo significativamente el riesgo de conflicto en la región». «La combinación de limitaciones y mecanismos de verificación bloqueó los caminos de Irán hacia las armas nucleares y garantizó una supervisión estricta del programa nuclear pacífico del país», explica a Efe Davenport.

EL PUNTO DE INFLEXIÓN

El OIEA verificó puntualmente en sus informes trimestrales el cumplimiento por parte de Irán de sus compromisos, pero esta garantía no fue suficiente para el sucesor de Obama en la Casa Blanca, Donald Trump, quien se refirió al JCPOA como «el peor acuerdo jamás alcanzado».

Después de meses de amenazas y de denunciar que Irán no cumplía con «el espíritu» del pacto, Trump anunció el 8 de mayo de 2018 la retirada unilateral de Estados Unidos del acuerdo y la reimposición de sanciones económicas al país persa.

Esta medida dejó en la cuerda floja el pacto, firmado también por Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, ya que la contrapartida que obtuvo Irán, al limitar su programa atómico, fue el levantamiento de parte de las sanciones internacionales en su contra.

El acuerdo nuclear de Irán pende de un hilo un lustro después de su firma