domingo 25/7/21

Un agente mata al sospechoso de asesinar a un fan de Trump

Biden se aproxima a la comunidad afroamericana durante una visita a Kenosha
Protestas por la violencia policial contra afroamericanos en Kenosha. TANNEN MAURY

Un agente federal de EE UU mató ayer al sospechoso de haber asesinado a un seguidor del presidente estadounidense, Donald Trump, durante un enfrentamiento registrado el pasado fin de semana pasado en Portland (Oregon) en el contexto de las protestas contra el racismo.

Según los diarios The Washington Post y The New York Times, que citaron fuentes oficiales, el sospechoso, identificado como Michael Forest Reinoehl, murió en la localidad de Lacey, en el estado de Washington (noroeste), cuando un grupo de agentes federales intentaron arrestarle.

El agente federal disparó a Reinoehl cuando éste «sacó una pistola», dijo al Post una fuente del Departamento de Justicia, que precisó que en la operación participaron miembros del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y del Servicio de Mariscales de EE UU.

Reinoehl, de 48 años y vinculado al movimiento de corte anarquista Antifa, era sospechoso de haber matado de dos disparos a Aaron J. Danielson, de 39, un seguidor de Trump y miembro del movimiento de ultraderecha Patriot Prayer, quien se enfrentó con quienes se manifestaban en Portland contra la injusticia racial.

Poco después de que el New York Times publicara la información sobre la muerte de Reinoehl, Trump tuiteó precisamente sobre ese caso, pero no pareció haberse enterado aún de la noticia, porque preguntó «por qué la Policía de Portland no arresta al asesino a sangre fría de Aaron ‘Jay’ Danielson».

En una entrevista publicada este jueves por el medio Vice News, Reinoehl pareció admitir que había matado a Danielson, al asegurar que «no tenía otra opción» y que actuó en defensa propia, porque creía que el seguidor de Trump iba a apuñalarles a él y a un amigo.

«Podría haberme quedado sentado y ver cómo mataban a un amigo mío de otra raza. Pero no iba a hacer eso», afirmó Reinoehl, que era blanco.

El activista de izquierdas, que se definió a sí mismo como «100% de Antifa», acudió frecuentemente a las protestas de este verano en Portland, una de las ciudades donde ha habido una movilización más activa y a veces violenta contra el racismo tras el homicidio del afroamericano George Floyd en mayo en Mineápolis (Minesota).

El activista no llegó a ser formalmente acusado del asesinato de Danielson, y la Policía de Portland aseguró este jueves que seguía investigando el incidente.

El incidente dio alas al discurso de «ley y orden» de Trump, que ha perfilado a los participantes en las protestas como «anarquistas» y «criminales», sin distinguir entre la mayoría que se manifiesta pacíficamente y la minoría que ha participado en altercados o disturbios.

En una exhibición de empatía y humildad, el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, consoló este jueves a la familia del afroamericano Jacob Blake, paralizado tras haber sido disparado por la policía, y escuchó sentado en una iglesia las preocupaciones de los vecinos de Kenosha (Wisconsin).

Durante su visita a esa ciudad, Biden se retrató como un líder dispuesto a escuchar diferentes puntos de vista y buscar soluciones, una imagen que contrasta de manera radical con la del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien ha prometido «ley y orden» contra quienes protestan.

Siete policías de la ciudad de Rochester, en el estado de Nueva York, que participaron en el arresto en marzo de un hombre afroamericano, al que inmovilizaron en el suelo y después murió, han sido suspendidos, anunció la alcaldesa de la ciudad, Lovely Warren.

Un agente mata al sospechoso de asesinar a un fan de Trump
Comentarios