lunes 16.12.2019

El agrio encuentro Trump-Macron augura una tensa cumbre de la Otan

El agrio encuentro Trump-Macron augura una tensa cumbre de la Otan

viviana garcía | londres


Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Francia, Emmanuel Macron, protagonizaron ayer un abierto enfrentamiento sobre la visión de la Otan, antes del comienzo de la cumbre de la Alianza Atlántica en su 70º aniversario. Los líderes de los países miembros de la organización de defensa colectiva, creada en abril de 1949, llegaron a Londres para participar en esta cumbre especial, antes de que mañana miércoles se sienten en una sala de un hotel de Watford, al noroeste de la capital británica, para debatir sobre los desafíos y recursos de la Otan.


La reunión empezó oficialmente con una recepción ofrecida a los líderes por la reina Isabel II, de 93 años, en el palacio de Buckingham, residencia de la familia real. El presidente Trump acudió al palacio acompañado por la primera dama, Melania Trump, que llevó una gran capa amarilla, uno de los colores favoritos de la soberana británica.


La cita de Londres no ha estado exenta de controversia, después de que Trump acusara a Macron de «insultar» a los aliados al decir que la Alianza se encuentra en estado de «muerte cerebral».


Sentado junto al secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, el líder republicano lanzó las críticas contra su homólogo francés al considerar como «desagradable» e «irrespetuosa» la frase que utilizó Macron en The Economist el pasado noviembre. «Creo que es un insulto (...), quedé sorprendido» por la expresión de Macron, subrayó el presidente de EE UU ante la prensa en Winfield House, la residencia del embajador de EE UU en Londres. Para Trump, la frase utilizada por Macron fue «peligrosa», porque, según dijo, «nadie necesita más a la Otan que Francia».


Unas horas después, cuando le tocó el turno de su reunión con el presidente galo, el político de EE UU rebajó el tono y se mostró más conciliador al reconocer que los dos tenían una «pequeña disputa», pero que confiaban en poder «resolverla». «Hemos hecho muchas cosas juntos como socios. Nuestros países han sido socios en muchas cosas, incluidas algunas que tienen que ver con el radicalismo islámico, (y) siempre ha salido bien», dijo el presidente estadounidense


En particular, Trump agradeció a Macron «el gran trabajo realizado en África», al referirse a la lucha antiterrorista en Mali: «Has estado -matizó- muy implicado allí». Por un lado, Trump insiste en que los miembros de la Otan deben hacer mayores aportes a las arcas de la organización -con el 2 % de su PIB en 2024-, pero, por otro, Macron quiere asegurar que hay una «estrategia clara» para que se cumpla el objetivo de garantizar la paz y la estabilidad en Europa frente a la amenaza terrorista. Trump criticó aun más la observación de Macron sobre la «muerte cerebral» de la Otan dados los problemas económicos por los que atraviesa Francia, con numerosas protestas sociales en los últimos meses de los llamados «chalecos amarillos». El presidente norteamericano reconoció, no obstante, la necesidad de que haya una mayor «flexibilidad» sobre la forma en que la Alianza Atlántica responde a las nuevas amenazas globales.

El agrio encuentro Trump-Macron augura una tensa cumbre de la Otan