viernes. 07.10.2022

Armin Laschet, primer ministro de Renania del Norte-Westfalia y candidato conservador en las elecciones legislativas de finales de mes en Alemania, ha vuelto a patinar y flojear en un programa televisivo, esta vez al ser entrevistado por dos niños de 11 años junto a su rival socialdemócrata y ministro federal de Finanzas, Olaf Scholz. Con preguntas directas, comprometidas e incómodas que no se atreverían a hacer periodistas profesionales, los pequeños Romeo y Pauline pusieron en apuros al también presidente de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que estuvo a punto de perder los papeles y respondió en muchos casos con evasivas en un programa de televisión.

Sentado en una silla infantil en el interior de una carpa circense decorada con numerosos peluches, el «tío Armin», que se esperaba una velada infantil de cuentos y trastadas, trató de simpatizar con los pequeños, pero se le atragantó más de una respuesta, como cuando Romeo quiso saber el motivo de su inoportuna carcajada en un acto del presidente federal, Frank Walter, para los damnificados por las graves inundaciones en julio en Alemania con más de 200 muertos que fue criticada duramente por medios y la opinión pública. «Hice un estúpido comentario», lo que dio lugar al regocijo de los que le rodeaban y a su carcajada, reconoció el candidato conservador, quien se mostró arrepentido.

Dos alemanes de 11 años ponen en evidencia a los aspirantes a canciller
Comentarios