sábado 21/5/22

Los servicios alemanes de inteligencia exteriores BND han intervenido comunicaciones por radio de las tropas rusas en Ucrania que confirman al parecer la masacre de civiles cometida en la localidad ucraniana de Bucha. El medio Spiegel Online reveló este jueves que esas escuchas contienen conversaciones entre militares rusos en las que se ponen de acuerdo para el asesinato de habitantes en esa población. Algunas de las comunicaciones se refieren a casos concretos de cadáveres cuyas fotografías fueron realizadas tras la retirada de las tropas rusas del norte de Kiev. La edición ‘online’ de este semanario germano destaca que en una de las comunicaciones por radio un soldado explica a otro que había abatido junto a sus compañeros a un hombre que se desplazaba en bicicleta. Las imágenes de su cadáver fueron difundidas el pasado domingo después de que tropas ucranianas recuperaran Bucha. En otra comunicación un militar explica que a los soldados ucranianos capturados se les interroga primero y se les ejecuta después.

Tras el repliegue de las tropas rusas hacia el norte y su salida de Bucha se hallaron en esa localidad numerosos cadáveres de civiles tirados por sus calles, así como una fosa común junto a la iglesia del pueblo con los cuerpos de varios habitantes asesinados. Pese a todo ello, el Gobierno ruso ha desmentido vehementemente que sus tropas sean responsables de esos crímenes de guerra y afirmado que las imágenes difundidas por Ucrania de Bucha son un montaje con fotos y vídeos falsos, una reacción que ha sido calificada de «cínica» en Alemania por el canciller federal, Olaf Scholz, que, al igual que otros muchos mandatarios occidentales, exige que los culpables de esa masacre rindan cuentas ante la justicia.

Atrocidades orquestadas

Spiegel Online destaca que las escuchas realizadas por el BND podrían servir para desarmar las afirmaciones de Moscú y también como prueba para las investigaciones sobre los crímenes de guerra de las tropas rusas cometidos hasta ahora tras la invasión de Ucrania. Las comunicaciones intervenidas demuestran al parecer que las atrocidades registradas tras la retirada de los militares rusos no son crímenes casuales ni tampoco acciones aisladas de soldados que actúan por su cuenta, sino que se trataría de actuaciones orquestadas.

Todo ese material indica, según el semanario, que el asesinato de civiles forma parte de la actuación regular de los militares rusos y que probablemente forme parte de su estrategia. Con las masacres pretenden sembrar el miedo entre la población civil y ahogar cualquier tipo de resistencia. Los datos recabados por el BND han sido entregados ya al parecer al Ejecutivo alemán y las comisiones parlamentarias competentes.

Rusia advirtió este jueves con represalias por el suministro de armamento de fabricación rusa o soviética al Ejército ucraniano, que ha solicitado desde el inicio de la campaña militar rusa armamento pesado a los países de la Otan.

«En línea con las obligaciones internacionales de los países importadores de producción militar rusa (soviética), su reexportación o suministro a un tercer país sólo es posible con el acuerdo preliminar por escrito de la Federación Rusa», informó el Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar en un comunicado.

Alemania interviene escuchas rusas que confirman la masacre
Comentarios