jueves 19/5/22

El ministro federal de Economía, el verde Robert Habeck, intervino ayer la empresa Gazprom Germania, responsable del comercio y almacenamiento de gas ruso en Alemania, poniéndola a continuación en manos de la Agencia Federal de Redes (BNA).

«No vamos a dejar la infraestructura energética de Alemania a expensas de las decisiones arbitrarias del Kremlin», dijo Habeck para justificar su decisión. La medida, que otorga temporalmente a la BNA el papel de agente fiduciario, se ha tomado vía decreto, según anunció personalmente el también vicecanciller federal, quien subrayó que «este paso es obligatoriamente necesario».

Poco antes, la casa matriz Gazprom había anunciado la decisión de abandonar su filial alemana, una maniobra con la que el consorcio ruso intentaba evitar que el Gobierno federal germano asumiera el control sobre la misma. Habeck subrayó que su intervención se ha producido ante la inseguridad legal y una «posible violación de la obligación de informar (a las autoridades) en base a la normativa de economía exterior».

El ministro federal de Economía subrayó que las autoridades debían haber recibido comunicación sobre el nuevo propietario de Gazprom Germania, algo que, al parecer no ha sucedido. Habeck destacó que será ahora la Agencia Federal de Redes, en principio hasta el 30 de septiembre de este año, la encargada de «una gestión reglamentaria» de Gazprom Germania. La intervención del titular germano de Economía carece de precedentes.

Al parecer y, según su oficina, Gazprom había cedido su filial a dos empresas rusas, JSC Palmary y GPEBS. Debido a que Gazprom Germania gestiona infraestructura crítica y estratégica para este país toda venta de la misma a un inversor ajeno a la Unión Europea debe ser autorizada previamente por el ministerio alemán de Economía.

«Daremos todos los pasos necesarios para garantizar la seguridad del suministro. En ese sentido, los negocios de Gazprom Germania y sus empresas filiales continuarán funcionando de manera controlada», señaló a su vez Klaus Müller, presidente de la institución pública. «Nuestra meta va a ser que Gazprom Germania sea gestionada en interés de Alemania y Europa», añadió Müller. Gazprom Germania controla una buena parte del suministro y almacenamiento de gas en este país y es propietaria de otras empresas del ramo en Alemania como la comerciante de gas Wingas o la firma de almacenamiento de ese recurso natural Astora. Además, cuenta con una pequeña participación en la empresa de transporte de gas Gascade.

Alemania toma el control de la filial de Gazprom para garantizar el gas
Comentarios