martes 20/10/20

Alexei Navalni: «No podía ni hablar»

Destaca que sus «problemas actuales», como que servirse un vaso de agua «sea toda una aventura», son ridículos comparados con los de días pasados en el hospital de Berlín

El opositor ruso Alexei Navalni ha vuelto este sábado a enviar un mensaje para tranquilizar a sus seguidores e informar sobre su estado de salud desde la ‘Charité’, el Hospital Universitario de Berlín, donde se recupera de un envenenamiento con el agente químico ‘Novichok’ que estuvo a punto de costarle la vida. «Hasta hace poco no sabía ni hablar», reporta el abogado de 44 años en un mensaje publicado en sus páginas de Facebook e Instagram a la hora de detallar su experiencia al salir del coma inducido al que fue sometido después del atentado contra su persona. Relata que entonces no era capaz de reconocer a sus seres queridos ni de pronunciar palabra. Acompañado de una imagen en la que se le ve bajando unas escaleras del hospital agarrado al pasamanos y con guantes quirúrgicos, Navalni explica cómo avanza el proceso de recuperación, que «tiene un claro camino, aunque no va a ser corto».

«No encontraba las palabras»

En ese sentido destaca que sus «problemas actuales», como que un teléfono inteligente resulta «inútil» en sus manos o que servirse un vaso de agua «es toda una aventura», son ridículos comparados con los de días pasados. Al principio le visitó un médico todas las mañanas para recuperar el habla. «Algo que me llevaba a la desesperación, porque, aunque entendía lo que el médico quería, yo no sabía de donde sacar las palabras. ¿En qué lugar de la cabeza se forman? ¿Dónde encontrar una palabra y cómo darle significado? Era algo que entonces no entendía», señala el activista anticorrupción y crítico con el régimen del presidente ruso, Vladimir Putin. Pese a todos se muestra satisfecho con los progresos realizados desde que recuperó la consciencia.

«Ahora soy un tipo al que le tiemblan los pies cuando sube escaleras, pero que al menos piensa: ‘mira, una escalera. Hay que subirla. Vamos a ver si encuentro un ascensor’. Antes me habría plantado delante de ella y no sabría tan siquiera que hacer», señala Navalni, que dedica una buena parte de su mensaje a agradecer sus esfuerzos al equipo de médicos alemanes que le atiende. «Aún hay muchos problemas por resolver, pero los magníficos médicos del Hospital Universitario de la Charité han solucionado el más importante. Me han transformado de ‘una persona técnicamente viva’ en alguien que tiene la oportunidad de alcanzar la mejor forma de vida en una sociedad moderna, una persona que puede desenvolverse rápidamente por Instagram y sin tener que pensarlo sabe ya donde poner un ‘like’», escribe el disidente ruso.

Alexei Navalni envió el pasado martes el primer mensaje desde su ingreso el pasado 22 de agosto en la ‘Charité’ en el que celebró que era capaz de respirar por sí solo y sin la ayuda de un aparato. Entonces publicó una fotografía en la cama del hospital abrazado por su esposa Yulia y acompañado por sus hijos Daria y Sachar, que se encuentran también en la capital alemana desde que fuera trasladado de urgencia en un avión medicalizado procedente de la ciudad rusa de Omsk. Un día antes un portavoz del centro médico había anunciado que Navalni podía levantarse de la cama y cada vez era más autónomo a la hora de moverse.

Envenenado en Siberia

El disidente ruso fue envenenado presuntamente, según sus colaboradores, con un botellín de agua mineral en la habitación de su hotel en la ciudad siberiana de Tomsk poco antes de tomar un vuelo hacia Moscú, en el que colapsó y perdió el conocimiento por los efectos del agente tóxico.

Alexei Navalni: «No podía ni hablar»
Comentarios