miércoles. 30.11.2022
EN WHENZOU

Amenazas a los católicos chinos

El Partido Comunista adveirte que expulsará a sus miembros que tengan creencias religiosas

El comité del Partido Comunista de China (PCCh) en la ciudad de Wenzhou (este del país), una de las que cuentan con más población de religión católica, expulsará a sus miembros con creencias religiosas, informó el diario oficial Global Times.

La medida se anuncia en un momento de especial dificultad para las comunidades cristianas en la provincia oriental de Zhejiang, en la que está Wenzhou, tras una campaña iniciada allí en 2014 de demolición de iglesias y retirada de cruces, que afectó a decenas de templos.

Esta campaña fue especialmente intensa en Wenzhou y sus alrededores, donde vive una de las mayores comunidades cristianas de China, lo que le ha dado en ocasiones el sobrenombre de "Jerusalén de Oriente".

La localidad es además zona de origen de gran parte de la población de origen chino que reside en España.

Según recoge hoy Global Times, la constitución del PCCh establece que sus miembros, que superan actualmente los 86 millones de personas, no deben ser creyentes de credo alguno, aunque en la práctica resulta relativamente habitual que algunos de ellos sean incluso practicantes.

De acuerdo con el diario oficial, el PCCh de Wenzhou se centrará sobre todo en eliminar el "problema" de la "práctica secreta de la religión" (aunque no detalla cuál, por lo que se entiende que eso incluye en teoría también al budismo y el taoísmo, extendidos por casi todo el país), sobre todo entre algunos de sus miembros.


12 MILLONES DE CATÓLICOS

La campaña se concentrará en vigilar la conducta de los comunistas de Wenzhou que trabajen, especialmente, en los campos de la sanidad y la educación, sobre todo en las universidades.

"Quien sea que pierda lealtad en el Partido será expulsado", asegura el diario, que explica que, a partir de ahora, el rendimiento diario de los aspirantes a formar parte del PCCh, y sus posibilidades de practicar secretamente alguna religión, serán examinados en Wenzhou antes de aprobar su entrada.

China y el Vaticano rompieron sus relaciones diplomáticas en 1951, cuando Roma anunció que sólo consideraba como Gobierno chino legítimo al de la República de China nacionalista de Chiang Kai-shek, que se refugió en Taiwán tras perder la guerra civil ante los comunistas en 1949.

China tiene entre ocho y 12 millones de católicos, de los que se cree que cerca de la mitad de ellos están fuera de la Iglesia Patriótica de China (oficial) y son por tanto fieles al Vaticano.

Amenazas a los católicos chinos
Comentarios