martes. 04.10.2022
Trabajadores del ‘Apple Daily’ con el último número. JEROME FAVRE

Tras un año tormentoso en el que fue dos veces allanada su redacción, encarcelado su propietario, detenidos cinco de sus directivos y congelados sus activos, el diario prodemocracia hongkonés ‘Apple Daily’ ha sucumbido a los ataques de China. Así lo dio a conocer en un artículo en el que admitía que ayer fue el último día en que se publique.

«Gracias a todos los lectores, suscriptores y clientes publicitarios por 26 años de inmenso amor y apoyo. Aquí nos despedimos, cuídense», anunció en lo que muchos interpretaron como el principio del fin de la libertad de prensa en la excolonia británica.

El adiós del ‘Apple Daily’, el periódico hongkonés más crítico con Pekín, leído por la disidencia y una diáspora china más liberal, causó una profunda conmoción. No sólo por el futuro que le depara ahora al millar de empleados que quedan sin trabajo sino por el oscuro futuro que le aguarda a otros medios que denuncian la falta de libertades y las violaciones de derechos humanos, sobre todo desde que el gigante asiático aprobó el año pasado la polémica Ley de Seguridad Nacional.

Medios internacionales en Hong Kong comienzan a replantearse su presencia en este centro financiero mundial tras lo ocurrido. El último y definitivo golpe al ‘Apple Daily’ la semana pasada, intervenido por 500 agentes, se perpetró por el mero hecho de que varios artículos de opinión defendían la imposición de sanciones a China.

Los ataques de China fuerzan el cierre total del diario opositor ‘Apple Daily’
Comentarios