lunes. 15.08.2022

Aumentan los apoyos a la continuidad de Draghi en plena tormenta política

Su eventual dimisión conllevaría un adelanto electoral en medio de la ola inflacionaria

Las presiones para que la crisis del Gobierno de Italia se resuelva con la continuidad del primer ministro Mario Draghi aumentaron ayer por parte de cientos de alcaldes y todo tipo de asociaciones, temerosos de la incertidumbre económica y social, mientras los partidos de la coalición siguen enfrentados. Italia arranca la semana más caliente del año no solo desde el punto de vista meteorológico, sino también político: el miércoles Draghi aclarará en el Parlamento si finalmente consuma su dimisión, «congelada» por el presidente de la República, Sergio Mattarella.

El primer ministro, en el cargo desde febrero de 2021, decidió renunciar después de que el Movimiento 5 Estrellas (M5S) no votara una moción de confianza, desmarcándose de su coalición de unidad nacional, en la que están todos menos la formación ultraderechista Fratelli d’Italia, que lidera Giorgia Meloni. Pero Mattarella, árbitro de la política nacional, frenó la crisis hasta este miércoles: primero porque Draghi debe hacerlo en el Parlamento, y después para que pudiera viajar a Argelia para pedir más gas.

DRAGHI, ARROPADO POR TODOS

Y es que una eventual dimisión llevaría muy probablemente a un adelanto electoral en medio de una oleada inflacionaria sin precedentes desde 1986 e interrumpiría las reformas que acompañan a los desembolsos millonarios del Plan de Recuperación europeo. Por eso, los llamamientos para que Draghi se desdiga y agote la legislatura en marzo de 2023 no dejan de crecer.

Decenas de organizaciones de toda índole han firmado toda clase de manifiestos para exigir su continuidad y expresar su preocupación por la actual coyuntura. Entre los firmantes hay asociaciones de rectores, profesores, médicos, enfermeros, farmacéuticos e incluso veterinarios, además de entes ambientalistas, antimafia o de todo color político. Los sindicatos y patronales se han unido para exigir «un Gobierno fuerte» y la Conferencia Episcopal Italiana ha llamado a la «estabilidad» por boca de su presidente, el cardenal Matteo Zuppi. Mientras que el domingo, más de mil alcaldes, entre ellos los de Roma, Milán, Florencia, Turín o Génova se sumaban a una petición conjunta por la estabilidad política.

LA HORA DE LA VERDAD

Draghi, determinado a consumar su dimisión, podrá meditar hasta el miércoles, cuando se le espera en la Cámara de los Diputados y el Senado para exponer los motivos de su renuncia. Y a buen seguro revalidará lo que dijo a sus ministros: el «pacto de confianza» sellado al inicio de su Gobierno se ha esfumado.

Aumentan los apoyos a la continuidad de Draghi en plena tormenta política
Comentarios