jueves 4/3/21

La base española en Afganistán sufre el ataque con morteros de los insurgentes

Insurgentes afganos lanzaron en la noche del lunes dos proyectiles de mortero contra la base española de Herat, en el oeste de Afganistán, que cayeron fuera del acuartelamiento. Uno de ellos impactó, sin provocar víctimas ni daños materiales, a unos 200 metros de la valla norte de la base y a unos 1.300 metros de los hangares de mantenimiento. El lugar de la segunda explosión aún no ha sido localizado, pero los soldados calculan que fue a unos tres kilómetros de la base. Los hechos ocurrieron a las 23:23 y a las 23:25, hora local de Afganistán, cuando los militares españoles oyeron dos explosiones producidas fuera del recinto de la base. Minutos después, un grupo de artificieros de la unidad de desactivación de explosivos adscrita a la base de Herat se desplazó fuera del recinto para buscar el lugar de los estallidos. Según explicó un portavoz del Ministerio de Defensa, tras un primer análisis los expertos concluyeron que los agresores utilizaron proyectiles de mortero o artillería de un calibre cercano a los 100 milímetros. A consecuencia de las explosiones, los mandos de la base de Herat declararon la alerta, que fue desactivada treinta minutos después tras comprobarse que no había heridos ni daños de consideración, y que la agresión había cesado. España tiene desplegados en la base avanzada de Herat unos 430 militares de los 690 que componen el contingente enviado al país asiático. Hasta este lunes, el último ataque contra las tropas españolas en Afganistán se había registrado el pasado 15 de marzo, cuando dos terroristas que viajaban en una moto intentaron lanzar un explosivo contra un convoy militar. Como consecuencia, murió uno de los agresores y el otro quedó herido. El pasado 21 de febrero, una mina anticarro estalló al paso de otro convoy de blindados y mató a la soldado Idoia Rodríguez, que conducía una ambulancia, e hirió a otros dos militares. Idoia Rodríguez Fue la segunda baja sufrida por el contingente español a consecuencia de una acción hostil, después de que en julio pasado muriera el soldado de origen peruano Jorge Arnaldo Hernández Seminario en un atentado similar.

La base española en Afganistán sufre el ataque con morteros de los insurgentes
Comentarios