martes 17/5/22
                      El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ayer tras conocer el secuestro. KEN CEDENO
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ayer tras conocer el secuestro. KEN CEDENO

El presidente estadounidense, Joe Biden, celebró ayer a través de un comunicado la liberación de los rehenes de la sinagoga de Texas y dijo que, a la espera de recibir más pistas sobre la motivación del secuestrador, es necesario denunciar «el antisemitismo y el aumento del extremismo» en Estados Unidos. «Estoy agradecido al trabajo incansable de las fuerzas del orden en todos los niveles que actuaron de manera cooperativa y valiente para rescatar a los rehenes. Estamos enviando amor y fuerza a los miembros de la Congregación Beth Israel, Colleyville y la comunidad judía», señaló el presidente de EE.UU.

Biden quiso «ser claro» ante quien quiera difundir odio en el país y al respecto afirma que «nos opondremos al antisemitismo y al aumento del extremismo». «Los hombres y mujeres encargados de hacer cumplir la ley nos enorgullecieron a todos», concluyó.

El secuestrador que retuvo el sábado a varios rehenes en la sinagoga ha sido abatido por la Policía durante la operación de liberación de los rehenes, que se encuentran todos en buen estado.

El jefe de policía de la localidad de Colleyville en la que se encuentra la sinagoga, Michael Miller, confirmó en rueda de prensa que «alrededor de las 09.00 pm., el equipo de rescate HRT irrumpió en la sinagoga, rescataron a los tres rehenes y el sospechoso murió».

Las autoridades identificaron al presunto secuestrador, pero no pueden hacer pública su identidad de momento mientras no concluya la investigación en curso, informó Matt DeSarno, el agente especial a cargo del FBI en Dallas, durante la conferencia de prensa.

Agregó que aún no hay señales de que esto sea parte de «cualquier amenaza en curso», y que los investigadores creen que el sospechoso se centró en «un tema que no amenazaba específicamente a la comunidad judía».

Todos los rehenes retenidos «están fuera y a salvo», señalaba por su parte el gobernador de Texas, Greg Abbott, en un tuit en el que no ha aclaraba más detalles sobre la operación.

El canal de noticias CNN señaló de que «se escuchó un fuerte estallido, seguido de una breve ráfaga de disparos desde la dirección de la sinagoga», según información de sus corresponsales en la zona del suceso.

Un primer rehén había sido liberado este sábado a las 17.00 horas locales (23.00 GMT) en buen estado de salud después de más de seis horas retenido, mientras el FBI continuaba negociando con el sospechoso del crimen, informó la Policía local. De acuerdo a fuentes policiales al comienzo del secuestro había al menos cuatro rehenes dentro de la sinagoga.

Biden denuncia antisemitismo y aumento del extremismo en EEUU
Comentarios