jueves. 30.06.2022
                      Niños de distintos orígenes en la inauguración de la IX Cumbre de las Américas, en Los Ángeles. ALBERTO VALDÉS
Niños de distintos orígenes en la inauguración de la IX Cumbre de las Américas, en Los Ángeles. ALBERTO VALDÉS

«Pongámonos a trabajar construyendo el futuro que esta región merece». Con estas palabras el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inauguró ayer la novena Cumbre de las Américas. La región es «grande y diversa» y no todos los países están «siempre de acuerdo en todo», pero hay que resolver los desacuerdos con «respeto mutuo y diálogo», espetó el líder de la Casa Blanca. ¿Cómo? Con el «sello distintivo de la región»: la democracia.

«En un momento en el que la democracia está siendo asaltada en todo el mundo, unámonos y renovemos nuestra convicción de que la democracia es el ingrediente esencial para el futuro de América», manifestó Biden en el discurso de apertura después de saludar, junto a su mujer, Jill, a más de veinte jefes de Estado. También se reunió con el brasileño Jair Bolsonaro, con quien trató la importancia de celebrar una «elecciones libres».

Washington se centró en el calentamiento global, para lo que busca «construir una asociación duradera». La vicepresidenta, Kamalla Harris, lanzó la Asociación entre EE UU y el Caribe para abordar la Crisis Climática, debido a la vulnerabilidad de la región por el aumento del nivel del mar. Y es esta región, con inmensos recursos naturales, ha sufrido esta crisis. Pero la Administración Biden no se quiere parar ahí. También «brindará apoyo» a Brasil, Colombia y Perú a través de Amazonia Connect, que se lanzó en la cumbre climática de Glasgow, con el fin de reducir la deforestación.

La Casa Blanca espera la inclusión de Barbados, Jamaica, Guyana, Brasil y Argentina al proyecto Energías Renovables para América Latina y el Caribe integrada por quince países. La intención es «alcanzar la meta colectiva del 70% de energía renovable en el sector eléctrico para 2030», dijo Harris. Para ello adelantó ya que EE UU coordina con cuatro bancos de desarrollo regional la disponibilidad de hasta 50.000 millones de dólares durante los próximos cinco años para «apoyar una acción climática ambiciosa».

ESTALLA LA POLÉMICA

Hoy, Biden presentará un «nuevo enfoque innovador e integrado para gestionar la migración y la responsabilidad compartida en todo el hemisferio». Aquí la polémica está servida, pues la presencia de México es clave para abordar esta crisis, pero declinó participar porque Estados Unidos no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela, al considerarlas dictaduras. La Habana afirmó que la cumbre carecerá de «resultado efectivo» y advirtió de que el flujo migratorio seguirá.

Biden propone un contrato social para frenar la migración
Comentarios