sábado 19/9/20

Bielorrusia acusa a Moscú de lanzar un plan para bloquear el país

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, plantó ayer cara a Rusia a la que acusó de mentir en el caso de la detención en Minsk de 33 supuestos mercenarios rusos, y aseguró no va a «robar votos de nadie» en las presidenciales del próximo día 9 en las que busca hacerse con su sexto mandato consecutivo.

Rusia y la cita en la urnas del próximo domingo fueron precisamente los ejes centrales de su mensaje anual a la nación y al Parlamento, pronunciado ante 2.500 invitados en el Palacio de la República y transmitido en directo por la televisión bielorrusa.

Lukashenko señaló que el gran vecino oriental «tiene miedo» de perder a Bielorrusia, ya que no le quedan otros verdaderos aliados, pero aseguró que Rusia «ha sido, es y será» el aliado más estrecho de su país independientemente de quien gobierne en Minsk y en Moscú. Lamentó que Rusia haya cambiado las relaciones fraternales con Bielorrusia por unas puramente de socios.

Lukashenko no eludió, más adelante en su discurso, el caso de los 33 presuntos mercenarios detenidos el pasado 29 de julio en Minsk, y acusó directamente a Rusia de «mentir» sobre el destino final de los aprehendidos. «Lo han confesado todo», dijo el líder al referirse a los detenidos y negó que el incidente haya sido un montaje organizado por las autoridades de los dos países para influir en la elecciones.

Bielorrusia acusa a Moscú de lanzar un plan para bloquear el país