viernes 7/5/21

Birmania, el nuevo tablero estratégico de juego para las potencias mundiales

La crisis en Birmania (Myanmar) a raíz del golpe de Estado del pasado 1 de febrero se ha convertido en el último tablero geoestratégico de las potencias mundiales con China y Rusia más cerca de la junta militar y Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea (UE), del «Gobierno civil». Los militares, que hasta ayer han matado a al menos 730 civiles, incluidos 46 niños, se encuentran en una carrera por el reconocimiento internacional frente al «Gobierno» de unidad nacional.

Pekín y Moscú, los principales suministradores de armamento a Birmania, han evitado criticar directamente el golpe de Estado, que consideran un asunto interno del país, mientras que las potencias occidentales lo han condenado severamente.

CONSEJO DE SEGURIDAD

El pasado 1 de abril, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó de forma energética la muerte de centenares de civiles, incluidos niños, en Birmania. Sin embargo, China y Rusia, aunque han expresado su descontento con la situación en Birmania, han usado su derecho de veto en el consejo para evitar una condena más contundente del levantamiento militar y la imposición de sanciones económicas. «La crisis en Birmania ha puesto de relieve los límites de las potencias occidentales en la importante geopolítica asiática que está fortaleciendo la influencia rusa y china en el área euroasiática».

Y es queChina es el principal socio comercial en Birmania, donde ha realizado importantes inversiones para crear un corredor económico entre ambos países que incluye gasoductos desde la costa birmana en la bahía de Bengala hasta la provincia china de Yunnan. Rusia es el único país que ha enviado a un alto cargo político a Birmania después del golpe, con la visita el mes pasado de su viceministro de Defensa, Alexander Fomin, y también es un importante socio militar.

Birmania, el nuevo tablero estratégico de juego para las potencias mundiales
Comentarios