jueves 5/8/21

Bruselas aporta las claves para negociar la situación de Gibraltar

Gibraltar visto desde La Linea de la Concepción. A. CARRASCO RAGEL

La Comisión Europea presentó el martes el mandato negociador para el convenio que el Ejecutivo comunitario y Reino Unido deben pactar a consecuencia del Brexit en torno a Gibraltar, un documento que satisface a España, pero no tanto al Gobierno británico y a las autoridades del Peñón.

El pasado 31 de diciembre, España y el Reino Unido lograron un principio de acuerdo sobre la situación en la que quedará la colonia, pero está pendiente del tratado que puedan alcanzar la Comisión Europea y el Gobierno británico.

Para iniciar esas negociaciones, los Estados miembros de la Unión Europea (UE) deberán dar luz verde al mandato que ayer publicó Bruselas.

Sin embargo, el Reino Unido consideró ayer que ese documento «socava la soberanía británica del Peñón» y «entra en conflicto con el acuerdo marco alcanzado con España» en Nochevieja. Gibraltar también manifestó su oposición porque entiende que el mandato dejaría el control de sus fronteras en puerto y aeropuerto en manos de España, y no de agentes europeos de Frontex

Uno de los puntos clave de la negociación alcanzado horas antes de la entrada en vigor del Brexit, fue que la verja que separa la colonia y España sería derribada y que sólo se establecerían controles en su puerto y su aeropuerto, como si el Peñón fuera espacio Schengen y que España, sería la «responsable última y la garante» de la aplicación de Schengen en Gibraltar, ya que el Reino Unido no forma parte de este espacio de libre tránsito, y que durante un periodo de transición de cuatro años para crear un marco de confianza agentes de la agencia europea Frontex asistirían a esos controles.

El tiempo que una persona pase en Gibraltar se contabilizará como una estancia en el área Schengen y los nacionales del Reino Unido que no sean residentes del Peñón serán tratados como nacionales de países terceros a la hora de entrar y permanecer en la colonia.

Mientras tanto, los residentes de Gibraltar se considerarán nacionales de un país tercero en lo relativo a la aplicación del Derecho de la UE, si bien podrán entrar sin visado en el espacio Schengen para estancias de hasta 90 días en cualquier periodo de 180 jornadas.

A los habitantes del Peñón no se les denegará el acceso a la colonia, señala el mandato.

El mandato también plantea «acuerdos de cooperación» para que España, «en cooperación con el Reino Unido», sea responsable de examinar las solicitudes de asilo presentadas en Gibraltar.

Bruselas aporta las claves para negociar la situación de Gibraltar
Comentarios