jueves 20.02.2020

Bruselas no dará a Londres acceso permanente al mercado financiero

Johnson quiere una equivalencia que dure «décadas» para garantizar la posición de la City
Michel Barnier, negociador jefe europeo del Brexit, ayer en la Eurocámara.
Michel Barnier, negociador jefe europeo del Brexit, ayer en la Eurocámara.

El negociador jefe europeo de la futura relación con el Reino Unido, Michel Barnier, advirtió ayer de que la UE no dará a las empresas de servicios financieros británicas un acceso general y por tiempo ilimitado al mercado europeo, rechazando así el planteamiento del Gobierno británico.

«Quiero dejarlo claro a ciertas personas en el Reino Unido que no deben engañarse con este tema: no habrá una equivalencia general, sin plazo definido, continuada, en servicios financieros», dijo Barnier en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara.

El negociador comunitario rechazó así de plano el planteamiento del ministro británico de Economía, Sajid Javid, quien espera acordar con la UE un régimen de «equivalencia permanente» para los servicios financieros, que dure «décadas», para garantizar el acceso de la City al mercado europeo, según reveló ayer el diario británico Financial Times.

Con el Reino Unido fuera de la UE, las empresas financieras con sede en el país no pueden operar en el mercado comunitario a menos que la Comisión Europea reconozca la «equivalencia» entre las regulaciones que les afectan, es decir, que las normas son igualmente robustas a uno y otro lado del Canal de la Mancha.

Estas decisiones de equivalencia duran por un tiempo determinado, pueden ser revocadas de forma unilateral con poca antelación por el Ejecutivo comunitario y no cubren todas las áreas de negocio.

Barnier recordó que los servicios financieros no formarán parte como tal de las negociaciones del futuro acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido, pero señaló que «dada la importancia de la City» necesitan recurrir a otras herramientas, incluidas las decisiones de equivalencia.

«No estamos negociando nada con el Reino Unido, más bien comprobando que hay coherencia y, donde sea posible garantizaremos la equivalencia en sectores concretos. Eso es lo que hicimos con Canadá, Japón y Estados Unidos y funciona, no veo por qué podría no funcionar con el Reino Unido», señaló.

«Mantendremos el control de esas herramientas y la libertad para tomar nuestras propias decisiones», subrayó.

El Reino Unido salió oficialmente de la UE el 31 de enero, pero Bruselas y Londres acordaron un periodo transitorio hasta final de 2020 durante el que se le seguirá aplicando la legislación comunitaria con el fin de sellar hasta entonces nuevos acuerdos comerciales y de cooperación que rijan la relación entre ambas partes.

Bruselas no dará a Londres acceso permanente al mercado financiero