lunes. 27.06.2022

La Comisión Europea rechazó ayer de plano renegociar el protocolo irlandés del acuerdo del Brexit, como le exige el Reino Unido, y advirtió de represalias contra este país si procede con la tramitación de la legislación para desactivar partes de ese protocolo de manera unilateral.

«Renegociar el protocolo no es realista. No se ha encontrado ninguna solución funcional para este equilibrio delicado y ampliamente negociado. Cualquier renegociación supondría mayor incertidumbre para los ciudadanos y empresas de Irlanda del Norte. Por estas razones, la Unión Europea no renegociará el protocolo», dijo el vicepresidente de la CE para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, en una declaración.

Sefcovic advirtió de que Bruselas considerará reactivar el expediente que abrió a Londres el año pasado, cuando este país desveló por primera vez sus planes para saltarse el protocolo irlandés, y abrir nuevos procedimientos de infracción en la misma línea, procesos que pueden culminar con la imposición de multas contra el Reino Unido por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Las represalias son una respuesta directa a la presentación por parte del Gobierno británico del proyecto de ley que pretende anular unilateralmente partes del protocolo suscrito con la Unión Europea sobre Irlanda del Norte que forma parte del acuerdo del Brexit, que entre otras medidas prevé eliminar la jurisdicción del TJUE sobre las disputas referidas a Irlanda del Norte. El vicepresidente comunitario previno al Gobierno británico de que esta decisión «pone en riesgo» el acceso y oportunidades que otorga el acuerdo del Brexit a las empresas de Irlanda del Norte, que bajo los términos pactados entre Londres y Bruselas en 2020 retuvieron su acceso a partes del mercado único europeo pese al Brexit.

El Gobierno británico presentó ayer en el Parlamento el proyecto de ley que pretende anular unilateralmente partes del protocolo suscrito con la Unión Europea sobre Irlanda del Norte que forma parte del acuerdo del Brexit. Entre otras medidas, la nueva legislación prevé eliminar la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sobre las disputas referidas a Irlanda del Norte.

El texto presentado por la ministra británica de Exteriores, Liz Truss, contempla la creación de un «carril verde» que eximiría de controles aduaneros a los bienes procedentes de Gran Bretaña destinados al consumo en Irlanda del Norte, aunque mantendría un «carril rojo» reservado para los productos dirigidos a la República de Irlanda, integrada en el mercado único comunitario.

Bruselas se niega a negociar los nuevos recortes ingleses del protocolo de Irlanda
Comentarios