viernes. 27.01.2023
Estados Unidos y otros países buscan a un marroquí sospechoso de haber cooperado en los atentados del 11 de septiembre del 2001 en EE.UU., y los de Madrid el 11 de marzo del 2004, según informaron ayer fuentes del espionaje estadounidense. Las fuentes, que prefirieron no ser identificadas, dijeron a los medios de comunicación que se cree que el marroquí Amer Azizi, supuestamente ayudó en los aspectos logísticos de los atentados en la capital española. Además, el espionaje de EE.UU. tiene información que vincula a este fugitivo con una reunión clave celebrada en España en julio del 2001 entre los terroristas suicidas que llevaron a cabo los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, Pensilvania y Washington en los que murieron unas 3.000 personas. Mientras tanto, la policía de Estados Unidos aumentó este fin de semana a catorce la lista de ciudadanos chinos buscados en relación con una amenaza para hacer detonar una bomba sucia en Boston (Massachusetts), se anunció oficialmente. Hasta el miércoles por la noche, la lista de los presuntos terroristas chinos estaba integrada por cuatro personas. «Es lo mismo, pero con diez nombres más, y no vamos a dar a conocer otros detalles porque la investigación se está desarrollando, ni vamos a revelar de dónde surgieron esos nombres», dijo una fuente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). El terror de la bomba sucia La llamada bomba sucia es un artefacto explosivo al que se le pueden agregar agentes biológicos, radiactivos o químicos nocivos. Esta es la segunda vez desde los atentados del 11 de septiembre que Estados Unidos ha temido un ataque con una bomba sucia, que al detonar libera agentes biológicos, radiactivos o químicos nocivos. La noticia de la amenaza se filtró a la prensa el miércoles, cuando se supo que las fuerzas de seguridad temían un atentado con una bomba de estas características. El secretario de Justicia, John Ashcroft, indicó entonces que con su detención se había podido desarticular un complot en sus primeras fases para detonar un artefacto de ese tipo. El terrorismo viene también de tierras iraquíes. Así, a la potencial amenaza de los ciudadanos chinos se sumaría también la de dos iraquíes que, según publica la prensa norteamericana, también planeaban hacer explosionar un artefacto en Boston.

Buscan a un marroquí por su complicidad en los atentados del 11-S y de Madrid
Comentarios